UN AÑO DESPUÉS, ahora en el Año de la Palabra de Dios..


Exactamente hace un año nos encontramos con muchos (los que pudieron ir) en la celebración de los 50 años de la FEDERACIÓN BÍBLICA CATÓLICA (inicialmente FEBICAM). Fue una oportunidad para conocer a algunos y reencontrarnos con muchos. Fue una instancia que hubiera sido de muchísima utilidad, si en la programación se hubiera creado un espacio para encontrarnos como FEBIC LAC, aunque no hubo dicha oportunidad, nos fuimos encontrando entre nosotros “extraoficialmente”, y eso sin duda es la principal riqueza que tienen los encuentros de la Federación Bíblica Católica, al menos para nosotros en FEBIC LAC, donde más allá de lo institucional, somos amigos.

Pbro. Lic. Jesús Antonio Weisensee Hetter
 Coordinador de FEBIC LAC

Aquella vez, más allá de gusto de seguir compartiendo ilusiones e iniciativas, ayudó a darnos cuenta que la FEBIC LAC en la historia de la CBF no ha sido viento pasajero ni fuego de paja, sino que como hicieron constar en tres de las ponencias, la FEBIC LAC marcó la historia de la CBF porque ´hemos visto que no solo hubo reflexión, sino que hubieron experiencias’, que hasta la actualidad marcan la historia, y el planteo bíblico ya no solo en América Latina y el Caribe, sino aún más allá de nuestro continente, es el misterio de la semilla que se fecunda y fecunda, donde la quieren recibir. Esa fue una de las conclusiones que pudimos escuchar en el Congreso conmemorativo de la CBF, en Roma.

Para aquel magno evento, con tantas expectativas, con tantas ilusiones, con tanta historia a cuesta, desde la Coordinación de FEBIC LAC, buscamos motivar a todos los miembros, como bien hacen constar, somos más de un tercio de los miembros que tiene la CBF. Y así fue la oportunidad de rever nuestra historia, nuestro caminar, nuestra osadía de desafiar la monotonía y ser generadores de propuestas con un estilo de Iglesia congregada alrededor de la Palabra, queriendo que esa Palabra que generó vida por milenios, en la actualidad siguiera generando procesos cada vez más vivenciales y transformadores.

Aquel tiempo previo a Roma, fue un tiempo de entrar en el baúl de los recuerdos y de las vivencias y darnos cuenta que la FEBIC LAC no fue figura decorativa en la reflexión y en la propuesta pastoral de América Latina por varias décadas, en especial los 90 y el 2000. Esto debido a que había gente de un valor único (muchas veces pocos reconocidos -cosa que no importa), pero que han dejado su marca en la vida de las comunidades y en las propuestas que aún están vigentes. De esta forma elaboramos algunos materiales, que pudieran dejar el testimonio de lo que fueron los años 80.90.2000 en adelante, con un Sínodo de Obispos sobre la Palabra de Dios de por medio. Elaboramos unos videos (además un cuadernillo), que contienen información histórica, que no caducan, sino que seguirán vigente, porque son historia relatada y documentada de la vida de la FEBIC LAC, esa historia podrá ser reescrita, pero nunca negada. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .