BIBLIA2020


 

alegría, valentía y pasión

“De muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio de su Hijo” (Hb. 1, 1-2).

Los participantes del II Encuentro Latinoamericano y Caribeño de responsables de Animación Bíblica de la Pastoral (ABP), reunidos en Quito, Ecuador, hemos experimentado la hospitalidad de su gente y hemos admirado en su arte la identidad de la fe cristiana que han sembrado tantos evangelizadores en nuestro continente. Deseamos con este mensaje contagiar ese mismo impulso misionero a todos los evangelizadores comprometidos con la ABP que la llevan adelante con alegría, valentía y pasión.

La Palabra de Dios ilumina a todo ser humano para comprender el Misterio de la Salvación y Redención: Jesucristo, con sus palabras y obras nos revela a Dios Padre misericordioso que nos lleva de la muerte a la vida y nos hace hijos e hijas, hermanos y hermanas.

El animador bíblico es un testigo de esta obra y un profeta que participa en la historia de su pueblo, tratando de orientarla y transformarla según la Palabra de Dios. Así, motivados por tan grande revelación, conscientes de que somos sal y luz del mundo, continuamos el trabajo que otros ya iniciaron desde el Concilio Vaticano II, el magisterio latinoamericano y los encuentros anteriores de la Federación Bíblica Católica (FEBIC) y Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Nuestro encuentro estuvo guiado por el texto de Lucas 24, uno de los relatos más leídos y amados de las apariciones de Jesús Resucitado, que se propone como guía del documento “Orientaciones de Animación Bíblica de la Pastoral para América Latina y el Caribe

En este documento se destacan siete símbolos: el Camino, el Peregrino, la Escritura, la Casa, el Pan, el Corazón y la Comunidad, los cuales estructuran el itinerario de la ABP. Estamos todos invitados a conocerlo e implementarlo en nuestra vida pastoral.

A partir de lo anterior trabajamos en la “Hoja de ruta 2016 a 2019” en base a los aportes recibidos de los miembros de FEBIC los cuales fueron sistematizados y sirvieron para la elaboración de la nueva hoja de ruta en cuatro aspectos: la formación, la comunicación, la articulación y subsidios necesarios para implementar la ABP de un modo eficaz.

Destacamos el espíritu de comunión que animó nuestra convivencia y que condensa el carácter de una iglesia sinodal, que se refleja en estructuras más participativas, donde trabajamos laicos, religiosos y ministros ordenados, varones y mujeres, de diferentes países y culturas. A nivel de comunicación, uno de los desafíos prioritarios es incorporar la riqueza lingüística del habla indígena, portuguesa, inglesa, francesa y castellana para seguir creciendo.

La comunión con la Palabra nos permitirá crear pensamientos y acciones colectivas, donde la Sagrada Escritura es la fuente desde donde manarán los proyectos y concreciones en beneficio de nuestros pueblos en ámbitos socioculturales, políticos y económicos.

En el Año jubilar de la Misericordia, junto a María, Estrella de la Evangelización, invitamos a los Obispos, Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Religiosas, Agentes pastorales y Laicos a asumir esta misión de animar toda nuestra vida pastoral desde la Palabra de Dios.

Quito, 14 de agosto de 2016

Ver Proyecto BIBLIA2020