Mujeres fuertes de la Biblia. Ana, una mujer orante.


Durante el Adviento, La Croix propone descubrir a cuatro mujeres fuertes del Antiguo Testamento. Hoy: Ana, la madre del profeta Samuel.

¿Quién es Ana?

La figura bíblica de Ana, cuyo nombre de pila significa «gracia», es la esposa de Elcaná, un hombre de la tribu de Leví, que vivía en la ciudad de Ramá, en Israel. También es la madre del profeta Samuel. Su historia comienza con la prueba de la esterilidad. En este sentido, la tradición cristiana la ha relacionado con otras mujeres estériles de la Biblia: Sara, la esposa de Abraham; Raquel, la esposa de Jacob; e Isabel, la madre de Juan el Bautista, la misma a la que hizo referencia el ángel Gabriel cuando anunció a María.

Ana no se dejó atrapar por la desesperación de no tener un hijo, sino que puso su confianza en Dios. Su historia se cuenta en los dos primeros capítulos del Primer Libro de Samuel. «En la Biblia hebrea, el Libro de Samuel es un solo libro.

La Biblia griega la dividía en dos libros, como dos volúmenes de la misma historia», explica el padre sulpiciano Pierre de Martin de Viviès. Según este profesor de exégesis de la Universidad Católica de Lyon, la versión final de este libro forma parte de «la literatura deuteronomista que comenzó a surgir un poco antes del exilio del pueblo judío a Babilonia y que se desarrollaría durante el exilio y a su regreso», en el siglo VI a.C.

Pero también contiene tradiciones más antiguas «que datan de la época real y están asociadas al santuario de Siló, donde se guardaba el Arca de la Alianza». La historia se sitúa antes de la construcción del templo de Jerusalén. El santuario de Silo era entonces uno de los lugares de culto más importantes, si no el más importante, de Israel.

¿Cuál es la historia de Ana?

Elcaná tenía dos esposas: Ana, a la que amaba mucho pero que no tenía hijos, y Feniná, que le había dado hijos e hijas. Cada año, Elcaná iba «al santuario de Silo para adorar al Señor» y «ofrecerle un sacrificio» (1 Samuel 1,3). Durante una de esas peregrinaciones, Feniná, que estaba celosa de Ana, aprovechó la ocasión para humillarla e intentar enfadarla con «palabras hirientes». Un día, Elcaná, habiendo repartido partes de la víctima del sacrificio a Feniná y a sus hijos, da «una parte escogida» a Ana; algo que despertó la malicia de su rival, que redobló sus invectivas. Ana se niega a comer y llora. Elcaná le pregunta atentamente: «Ana, ¿por qué lloras?»

Ana no le responde. Se levanta y va al templo a rezar a Dios. «Señor del universo, si miras la aflicción de tu sierva y te acuerdas de mí y no olvidas a tu sierva, y concedes a tu sierva un retoño varón, lo ofreceré al Señor por todos los días de su vida», le dice a Dios (1 Samuel 1,11).

Al verla hablar en silencio consigo misma, el sumo sacerdote Elí piensa que está borracha y le sugiere que vaya a beber su vino a otro lugar. Ana se atreve a enfrentarse a él. Elí la despide con esta bendición: «Ve en paz, y que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido».

Cuando nace su hijo, Ana lo llama Samuel – «Dios escucha»- y lo dedica a Dios. Lo que había causado su humillación, su degradación social y humana, desaparece y Dios recibe a uno de los más grandes profetas de Israel. «Samuel es el profeta que hizo reyes a Saúl y luego a David», dice Martin de Viviès.

Leer en La Croix


Un comentario en “Mujeres fuertes de la Biblia. Ana, una mujer orante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.