La importancia de las palabras


En el Shabat 26 de junio de 2021 del calendario gregoriano, 16 del mes de Tamuz de 5781del calendario hebreo, leemos en la Tora la parashá Balac (Números 22:2 – 25:9) Balac, hijo de Sipor, vio todo lo que los hijos de Israel habían hecho a los amorreos, y los moabitas sintieron un gran temor al ver ese pueblo tan numeroso”. (Números 22:2)

Balac es el rey de Moab. La Tora nos enseña, que el rey, quien supuestamente, tiene un ejército bajo su mando, sintió miedo ante Israel y como consecuencia de ello busco ayuda en personas ajenas a sus fuerzas. Balac envía mensajeros a Balaam (mago-profeta) para que le hicieran una invitación.

Ven por favor y maldíceme a este pueblo, porque es más fuerte que yo. Tal vez asi podre derrotarlo y expulsarlo del país. Porque yo sé que a quien tu bendices, queda bendecido, y a quien tu maldices, queda maldecido”. (Números 22:6)

Como las armas no han podido detener el avance del pueblo de Dios, Balac, el rey de Moab trata de conjurar el peligro mediante el recurso a las artes mágicas. Por eso, intenta contratar al vidente llamado Balaam, para que pronuncie maldiciones en contra del pueblo de Israel que ha invadido su territorio. Sin embargo, la maldición contra Israel se vuelve a el mismo. Los poderes mágicos fracasan ante el poder de Dios, porque Dios transforma al adivino en profeta, y quien debía maldecir se ve obligado a bendecir.

“Entonces Balac envió otros jefes más numerosos y distinguidos que los primeros. Ellos, se presentaron a Balaam y le dijeron: Así habla Balac, por favor no te niegues a venir en mi ayuda. Yo te colmare de honores y hare todo lo que me digas. Te ruego que vengas y me maldigas a este pueblo. Pero Balaam respondió a los servidores de Balac: Aunque Balac me diera su casa llena de plata y oro, yo no podría transgredir, ni siquiera en lo más mínimo, una orden del Señor, mi Dios«. (Números 22:15/18).

Cabe destacar la actitud de Balac quien le daba mucha mas importancia a las palabras que podía pronunciar Balaam que a la fuerza de sus propias armas. Al mismo tiempo Balaam les responde a los emisarios de Balac que él no podía decir algo diferente a lo que Dios le pondría en su boca.

Aparecen dos situaciones, la primera la importancia de las palabras y la segunda la fe en el Dios uno y único que Balaam, hombre que no formaba parte del pueblo de Israel, depositaba. De acuerdo a este relato podemos ver la importancia de las palabras.

Los seres humanos, únicos seres vivos sobre la faz de la tierra que podemos hablar, estamos en condiciones de bendecir o maldecir, es decir cada palabra puede ayudar a construir o lo contrario, por lo tanto, es muy importante tomar conciencia, en cada momento de lo que diremos antes de emitir palabras, a fin de que estas, sean bendiciones, y no solo ello, sino que cada uno de nosotros nos transformemos en bendiciones.

Los seres humanos, no todos, utilizamos la palabra para hablar con Dios, ¿Qué le decimos?, ¿Lo bendecimos? ¿Dios necesita que lo bendigamos? ¿solo le pedimos? O cuando le preguntamos ¿Qué mal abre hecho para que me castigues? ¿Dios nos castiga? ¿Hablamos o solo leemos y repetimos lo que está escrito?

Sugerimos hablar con Dios en forma espontánea, tal como lo haríamos con un gran amigo.

Amanda Adriana Arimayn. Arquitecta – Arieh Sztokman. Rabino

  • Crucigrama Biblico-Liturgico – Ciclo A

    «Les comparto un Crucigrama Bíblico-Litúrgico del III Domingo del T.O. (Ciclo A) que he elaborado para provocar una mayor atención a la proclamación de la Palabra.»

    Lic. Gilberto Zarate


  • San Pablo no fue un héroe 

  • Benedict with JPII before and Francis after

    By Mike James

    Editorial Catholic Standard Guyana 6 January 2023

    Analysts of the life of Emeritus Pope Benedict XVI have tended to contrast his intellectual and theological brilliance with the charism of John Paul II on the one hand and the unwavering commitment to justice and the poor of Francis on the other.

    But there is one major aspect of Catholic faith and practice in which these three Popes coincide, and with which the focus of Pope Benedict is the most profound and striking: the Vital Centrality of Jesus Christ, the Word of God in the Life of the Church.

    Here are a few quotations from the POPE ST JOHN PAUL II on the Word of God:

    “True holiness does not mean a flight from the world; rather, it lies in the effort to incarnate the Gospel in everyday life, in the family, at school and at work, and in social and political involvement.” – 9 November 1996, Vatican 50th Anniversary of his Priestly Ordination

    “It is Jesus who stirs in you the desire to do something great with your lives, the will to follow an ideal, the refusal to allow yourselves to be ground down by mediocrity, the courage to commit yourselves humbly and patiently to improving yourselves and society, making the whole world more human and more fraternal.”

    “There is no evil to be faced that Christ does not face with us. There is no enemy that Christ has not already conquered. There is no cross to bear that Christ has not already borne for us and does not now bear with us.

     In Sacred Scripture creation is also often linked to the divine Word which breaks in and acts:  «By the word of the Lord the heavens were made, and all their host by the breath of his mouth…. He spoke, and it came to be; he commanded, and it stood forth…. He sends forth his command to the earth; his word runs swiftly» (Ps 33: 6, 9; 147: 15). In the Wisdom literature of the Old Testament it is divine Wisdom personified that brings forth the universe, conducting the plan God has in mind (cf. Prv 8: 22-31). It has been said that in God’s Word and Wisdom John and Paul saw the foretelling of the action of Christ «from whom are all things and for whom we exist» (1 Cor 8: 6), because it is «through [Christ] also [that God] created the world» (Heb 1: 2). JP II, GENERAL AUDIENCE Vatican 26 January 2000

    POPE FRANCIS in his practical, down to earth style established the third Sunday in Ordinary Time, 22 January this year as the Sunday of the Word of God to be “devoted to the celebration, study and dissemination of the Word of God” in every Catholic church in the world.

    He invites local communities to find ways to “mark this Sunday with a certain solemnity.” He suggests that the sacred text be enthroned during the Mass “in order to focus the attention of the assembly on the normative value of God’s Word.” In highlighting the proclamation of the Word of the Lord, it would be appropriate “to emphasize in the homily the honour that it is due,” writes the Pope.

    “Pastors can also find ways of giving a Bible, or one of its books, to the entire assembly as a way of showing the importance of learning how to read, appreciate and pray daily with Sacred Scripture.”

    The Bible is not meant for a privileged few, continues Pope Francis. It belongs “to those called to hear its message and to recognize themselves in its words.” The Bible cannot be monopolized or restricted to select groups either, he writes, because it is “the book of the Lord’s people, who, in listening to it, move from dispersion and division towards unity.”

    “Pastors are primarily responsible for explaining Sacred Scripture and helping everyone to understand it,” writes Pope Francis. Which is why the homily possesses “a quasi-sacramental character.”  The Pope warns against improvising or giving “long, pedantic homilies or wandering off into unrelated topics.”

    The timing of the document is significant: 30 September is the Feast of Saint Jerome, the man who translated most of the Bible into Latin, and who famously said: «Ignorance of Scripture is ignorance of Christ». 

    Recalling the importance given by the Second Vatican Council to rediscovering Sacred Scripture for the life of the Church, Pope Francis says he wrote this Apostolic Letter in response to requests from the faithful around the world to celebrate the Sunday of the Word of God.

     POPE BENEDICT XVI in 2008 called a Synod of the Church’s bishops on the Word of God in the Life and Mission of the Church. He published his post Synodal Apostolic Exhortation Letter on the theme on 30 September 2010, Feast of St Jerome 

    Here is a selection of quotes from his “Verbum Domini

    Let the Bible inspire all pastoral activity 

    Along these lines the Synod called for a particular pastoral commitment to emphasizing the centrality of the word of God in the Church’s life, and recommended a greater “biblical apostolate”, not alongside other forms of pastoral work, but as a means of letting the Bible inspire all pastoral work” This does not mean adding a meeting here or there in parishes or dioceses, but rather of examining the ordinary activities of Christian communities, in parishes, associations and movements, to see if they are truly concerned with fostering a personal encounter with Christ, who gives himself to us in his word. Since “ignorance of the Scriptures is ignorance of Christ” (St Jerome), making the Bible the inspiration of every ordinary and extraordinary pastoral outreach will lead to a greater awareness of the person of Christ, who reveals the Father and is the fullness of divine revelation. (No 73)

    Sacred liturgy: “I encourage the Church’s pastors and all engaged in pastoral work to see that all the faithful learn to savor the deep meaning of the word of God which unfolds each year in the liturgy, revealing the fundamental mysteries of our faith” (No. 52).

    The homily: “The homily is part of the liturgical action and is meant to foster a deeper understanding of the word of God, so that it can bear fruit in the lives of the faithful. […] For this reason, preachers need to be in close and constant contact with the sacred text; they should prepare for the homily by meditation and prayer, so as to preach with conviction and passion” (No. 59).

    Celebrations of the Word of God: “The synod fathers encouraged all pastors to promote times devoted to the celebration of the word in the communities entrusted to their care. These celebrations are privileged occasions for an encounter with the Lord. This practice will certainly benefit the faithful and should be considered an important element of liturgical formation” (No. 65).

    Lectio Divina: “The documents produced before and during the Synod mentioned a number of methods for a faith-filled and fruitful approach to sacred Scripture. Yet the greatest attention was paid to Lectio Divina, which is truly capable of opening to the faithful the treasures of God’s word, but also of bringing about an encounter with Christ, the living word of God” (No. 87).

    Our three most recent popes all, and especially Pope Benedict XVI put great emphasis 0n the role of the Word of God in the life of our Church. In that they echo and maintain the tradition of the Church highlighted in the key document of the II Vatican Council Dei Verbum Constitution in 1965 in which the following were reaffirmed and highlighted:

    “This sacred tradition, therefore, and Sacred Scripture of both the Old and New Testaments are like a mirror in which the pilgrim Church on earth looks at God, from whom she has received everything, until she is brought finally to see Him as He is, face to face (see 1 John 3:2)” (7).

    “Therefore, both sacred tradition and Sacred Scripture are to be accepted and venerated with the same sense of loyalty and reverence” (9).


  • Benedicto JPII y Francisco juntos con La Palabra de Dios

    por Mike James 

    Editorial Catholic Standard, Guyana, 6 enero 2023 

    Los analistas de la vida del Papa emérito Benedicto XVI han tendido a contrastar su brillantez intelectual y teológica con el carisma de Juan Pablo II por un lado y el compromiso inquebrantable con la justicia y los pobres de Francisco por el otro. 

    Pero hay un aspecto principal de la fe y práctica católica en el que estos tres Papas coinciden, y con el cual el enfoque del Papa Benedicto es el más profundo y llamativo: la Centralidad Vital de Jesucristo, la Palabra de Dios en la Vida de la Iglesia. . 

    .- Aquí hay algunas citas del PAPA SAN JUAN PABLO II sobre la Palabra de Dios: “La verdadera santidad no significa huir del mundo; más bien radica en el esfuerzo por encarnar el Evangelio en la vida cotidiana, en la familia, en la escuela y en el trabajo, y en la participación social y política”. – 9 de noviembre de 1996, Vaticano 50 Aniversario de su Ordenación Sacerdotal.

    “Es Jesús quien suscita en vosotros el deseo de hacer algo grande con vuestra vida, la voluntad de seguir un ideal, el rechazo a dejaros aplastar por la mediocridad, la valentía de comprometeros con humildad y paciencia para mejoraros a vosotros mismos y a la sociedad , haciendo al mundo entero más humano y más fraterno.” 

    “No hay mal que enfrentar que Cristo no enfrente con nosotros. No hay enemigo que Cristo no haya vencido ya. No hay cruz que llevar que Cristo no haya llevado ya por nosotros y que ahora no lleve con nosotros. 

    En la Sagrada Escritura también se vincula a menudo la creación con la Palabra divina que irrumpe y actúa: «Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el soplo de su boca… Habló, y vino». mandó, y se manifestó… Envía su mandato a la tierra, su palabra corre veloz» (Sal 33, 6. 9; 147, 15). En la literatura sapiencial del Antiguo Testamento es la Sabiduría divina personificada la que engendra el universo, realizando el plan que Dios tiene en mente (cf. Pr 8, 22-31). Se ha dicho que en la Palabra y en la Sabiduría de Dios, Juan y Pablo vieron el anuncio de la acción de Cristo «de quien proceden todas las cosas y para quien existimos nosotros» (1 Cor 8, 6), porque es «por [Cristo] también [que Dios] creó el mundo» (Heb 1, 2). JP II, AUDIENCIA GENERAL Vaticano 26 enero 2000 

    .- El PAPA FRANCISCO en su estilo práctico y realista estableció el tercer domingo del Tiempo Ordinario, el 22 de enero de este año, como el Domingo de la Palabra de Dios para ser “dedicado a la celebración, estudio y difusión de la Palabra de Dios” en todos los católicos. iglesia en el mundo. 

    Invita a las comunidades locales a encontrar formas de “marcar este domingo con cierta solemnidad”. Sugiere que el texto sagrado sea entronizado durante la Misa “para centrar la atención de la asamblea en el valor normativo de la Palabra de Dios”. Al destacar el anuncio de la Palabra del Señor, sería oportuno “subrayar en la homilía el honor que se le debe”, escribe el Papa. “Los pastores también pueden encontrar formas de dar una Biblia, o uno de sus libros, a toda la asamblea como una forma de mostrar la importancia de aprender a leer, apreciar y orar diariamente con la Sagrada Escritura”. La Biblia no está destinada a unos pocos privilegiados, continúa el Papa Francisco. Pertenece “a los llamados a escuchar su mensaje ya reconocerse en sus palabras”. La Biblia tampoco puede ser monopolizada o restringida a grupos selectos, escribe, porque es “el libro del pueblo del Señor, que al escucharlo, pasa de la dispersión y la división a la unidad”. 

    “Los párrocos son los principales responsables de explicar la Sagrada Escritura y ayudar a todos a comprenderla”, escribe el Papa Francisco. Por eso la homilía posee “un carácter cuasi-sacramental”. El Papa advierte contra la improvisación o dar «sermones largos y pedantes o desviarse hacia temas no relacionados». 

    El momento del documento es significativo: el 30 de septiembre es la fiesta de San Jerónimo, el hombre que tradujo la mayor parte de la Biblia al latín, y quien dijo célebremente: «La ignorancia de las Escrituras es la ignorancia de Cristo». 

    Recordando la importancia dada por el Concilio Vaticano II al redescubrimiento de la Sagrada Escritura para la vida de la Iglesia, el Papa Francisco dice que escribió esta Carta Apostólica en respuesta a las solicitudes de los fieles de todo el mundo para celebrar el Domingo de la Palabra de Dios.

    .- El PAPA BENEDICTO XVI en 2008 convocó un Sínodo de los obispos de la Iglesia sobre la Palabra de Dios en la Vida y Misión de la Iglesia. Publicó su Carta de exhortación apostólica post sinodal sobre el tema el 30 de septiembre de 2010, fiesta de San Jerónimo.

    He aquí una selección de citas de su “Verbum Domini

    Que la Biblia inspire toda actividad pastoral

    En este sentido, el Sínodo pidió un compromiso pastoral particular para subrayar la centralidad de la palabra de Dios en la vida de la Iglesia, y recomendó un mayor “apostolado bíblico”, no junto a otras formas de trabajo pastoral, sino como un medio para dejar que la Biblia animar todo el trabajo pastoral” No se trata de añadir aquí o allá un encuentro en parroquias o diócesis, sino más bien examinar las actividades ordinarias de las comunidades cristianas, en parroquias, asociaciones y movimientos, para ver si realmente se preocupan por propiciar un encuentro personal. con Cristo, que se nos da a sí mismo en su palabra. Ya que “la ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo” (San Jerónimo), hacer de la Biblia el inspirador de toda pastoral ordinaria y extraordinaria llevará a una mayor conciencia de la persona de Cristo, que revela al Padre y es la plenitud de la divina revelación. (Nº 73)

    • La Sagrada liturgia: “Animo a los pastores de la Iglesia y a todos los que se dedican a la pastoral a que procuren que todos los fieles aprendan a saborear el sentido profundo de la palabra de Dios que se despliega cada año en la liturgia, revelando los misterios fundamentales de nuestra fe” (n. . 52).
    • La homilía: “La homilía es parte de la acción litúrgica y está destinada a fomentar una comprensión más profunda de la palabra de Dios, para que pueda dar frutos en la vida de los fieles. […] Por eso, los predicadores necesitan estar en estrecho y constante contacto con el texto sagrado; prepárense a la homilía con la meditación y la oración, para predicar con convicción y pasión” (n. 59).
    • Celebraciones de la Palabra de Dios: “Los padres sinodales animaron a todos los pastores a promover tiempos dedicados a la celebración de la palabra en las comunidades confiadas a su cuidado. Estas celebraciones son ocasiones privilegiadas para un encuentro con el Señor. Esta práctica ciertamente beneficiará a los fieles y debe ser considerada un elemento importante de la formación litúrgica” (No. 65).
    • Lectio Divina: “Los documentos producidos antes y durante el Sínodo mencionaron una serie de métodos para un acercamiento lleno de fe y fecundo a la Sagrada Escritura. Sin embargo, se prestó la máxima atención a la lectio divina, que es verdaderamente capaz de abrir a los fieles los tesoros de la Palabra de Dios, pero también de suscitar el encuentro con Cristo, Palabra viva de Dios» (n. 87).

    Nuestros tres Papas más recientes, y especialmente el Papa Benedicto XVI, pusieron gran énfasis en el papel de la Palabra de Dios en la vida de nuestra Iglesia. En que se hacen eco y mantienen la tradición de la Iglesia destacada en el documento clave de la Constitución Dei Verbum del Concilio Vaticano II de 1965 en el que se reafirman y destacan:

    “Esta sagrada tradición, por tanto, y la Sagrada Escritura, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, son como un espejo en el que la Iglesia peregrina en la tierra mira a Dios, de quien ha recibido todo, hasta que finalmente es llevada a verlo tal como es. , cara a cara (ver 1 Juan 3:2)” (7).“Por tanto, tanto la sagrada tradición como la Sagrada Escritura deben ser acogidas y veneradas con el mismo sentido de lealtad y reverencia” (9)

  • Fragmentos bíblicos hallados en Israel, un tesoro único

    Fueron escritos hace unos dos mil años, en su mayoría, en griego, revelando partes de los doce profetas menores.

    El valor y la historia de este excepcional hallazgo en palabras de Marcello Fidanzio, profesor de Medio Ambiente Bíblico en la Facultad de Teología de Lugano y director del Instituto de Arqueología y Cultura de las Tierras Bíblicas.

    Paolo Ondarza – Ciudad del Vaticano

    Se trata del descubrimiento arqueológico de pergaminos bíblicos más emocionante y sensacional de los últimos 60 años.

    En el desierto de Judá, el territorio que se extiende entre el Estado de Israel y Cisjordania, gracias a una compleja operación de excavación llevada a cabo por la Autoridad de Antigüedades de Israel, han salido a la luz nuevos fragmentos de pergaminos bíblicos que datan de hace 2.000 años.

    Los hallazgos están escritos principalmente en griego y contienen porciones de los doce profetas menores, en particular Zacarías y Naum.

    En la operación también se descubrió un alijo de monedas raras de la época de Bar-Kokhba, el líder judío que dirigió la revuelta contra los romanos entre el 132 y el 135 d.C.; un esqueleto infantil de 6.000 años de antigüedad, probablemente femenino, envuelto en tela y momificado; y una gran cesta intacta que data de hace 10.500 años, probablemente la más antigua del mundo.

    Seguir leyendp envaticannews.va


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.