El Papa y la Primacía del Evangelio


(Enzo Bianchi, para el diario La Repubblica), 14 de diciembre de 2020

En tres días, el 17 de diciembre, el Papa Francisco cuenta sus años, ochenta y cuatro. Muchas por un hombre y por un Papa que tiene una misión extraordinaria, que se extiende por todo el planeta y es signo de comunión para mil millones de católicos. Ha sido obispo de Roma durante más de siete años y conocemos bien las características de su ministerio petrino. 

Los últimos Papas han sido diferentes entre sí en estilo, teología, carácter humano, pero Francisco desde el principio sorprendió y escandalizó a muchos en la Iglesia y despertó el interés y la escucha de quienes se sienten “fuera” o albergan desconfianza hacia la religión. Hay que reconocerlo: es un signo de contradicción en una Iglesia que, especialmente en el mundo occidental, atraviesa una de las crisis más profundas de su historia. Sin olvidar la complejidad de la situación eclesial actual, ¿es posible dar una respuesta sintética al motivo de esta polarización en torno a Francisco? 

Desde que el Papa mostró signos en la dirección de una primacía absoluta atribuida al Evangelio sobre toda realidad católica, escribí que esto desataría los poderes enemigos; éstos, puestos contra la pared, habrían reaccionado generando una situación en la que el Papa, por necesidad humana y divina, sólo podría sufrir el rechazo, la deslegitimación y las acusaciones. Y así sucedió. Lo que molesta a Francisco se resume en dos puntos en los que insiste fuertemente: la misericordia, que se juzga perjudicial para la Iglesia como institución y para la vida cristiana, y la presencia de los pobres, los “desperdicios”, los inmigrantes, los invisibles. , o más bien de los que no quieren ver.

El Papa Francisco es un conservador y no puede ser diferente para un hombre de su edad, su lenguaje a menudo es obsoleto. Por ejemplo, cuando evoca la figura de la mujer entre los signos de los tiempos, lo hace pagando la deuda con la cultura que lo formó, hoy desfasada. Su moral es la de la tradición cristiana, pero es cierto que para él Jesucristo no es ante todo una doctrina, una moral, sino la vida. 

Para él, convertirse al cristianismo significa “convertirse a la vida”, según la bella definición de conversión presente en los Hechos de los Apóstoles.. Y quien se convierte a la vida, vive de misericordia por los pecadores, de amor por los pobres. Cuando Francisco da las homilías, se siente la pasión del Evangelio en sus palabras y se percibe que para él el Evangelio es vida, no ideología. 

Esto no es fácil de aceptar para los “devotos”. Pero un pastor de la Iglesia debe estar dotado de firmeza en la fe, discernimiento y misericordia: ¡nada más! No soy un laudador de Francisco y a veces me quedo perplejo por algunos de los resultados de su discernimiento, que, además, como jesuita, ejerce. Pero el discernimiento no es infalible e incluso el sucesor de Pedro a veces puede fallar. 

En todo caso, estoy convencido de que el Papa Francisco no será recordado por reformas de las que vemos sólo el esquema, el inicio de un proceso, sino por el primado conferido al Evangelio como palabra viva que juzga toda realidad eclesial, religiosa y mundana.

Diario La Repubblica, 14 de diciembre de 2020 (traducción telemática)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .