Guadalajara, México: La Palabra de Dios es vigente y nos habla de nuestra realidad


Al iniciar el mes de la Biblia debemos tener en cuenta que, si bien es necesario recibir el alimento eucarístico, también es de vital importancia nutrirnos con la Palabra de Dios.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Septiembre es el mes de la Biblia y se conmemora en esta fecha para recordar a San Jerónimo, patrono de los estudios quien murió un 30 de septiembre del año 420, fecha en la que se honra su memoria. 

“San Jerónimo dedicó más de 30 años de su vida al estudio de la Sagrada Escritura, a él se le debe la versión bíblica de La Vulgata, es decir la traducción que él hizo, por encargo del Papa San Dámaso, al latín de los textos en griego y en hebreo que conforman la Sagrada Escritura”, explica el padre Eduardo Michel Flores, Párroco de San Jorge Mártir y Coordinador Diocesano de la Animación Bíblica de la Pastoral. 

El padre Michel afirmó que, aunque las circunstancias actuales nos llevan a celebrar el mes de la Biblia de manera diferente, habrá de hacerse siempre con el mismo espíritu: “Se trata de tener la palabra de Dios en el centro de nuestra vida, porque hay que recordar que los cristianos católicos tenemos en nuestras Misas dos mesas, la de la Palabra y la mesa de la Eucaristía, porque la Palabra de Dios también es nuestro alimento”. 

El trabajo no se detiene

Señaló que la Animación Bíblica de la Pastoral sugiere este mes varias actividades, entre ellas la primera es la entronización de las Sagradas Escrituras, ya sea en los templos, en cada una de las Misas en este primer domingo de septiembre, pero también en nuestros hogares. 

“En los templos se puede entronizar en la celebración como un signo, poniendo en el centro la Sagrada Escritura como alimento indispensable para la vida del cristiano”. 

“En nuestras casas, se invita a que la Palabra de Dios sea puesta en un lugar visible. Se puede hacer una entronización, existen a través de internet muchos recursos y con que uno busque ‘entronización de la Biblia en el hogar’ en algún buscador, puede encontrar alguna celebración que se puede seguir para entronizar la Biblia en casa.

Destacó que a los sacerdotes se les ha invitado a llevar a cabo la Semana Bíblica Parroquial, tomando en cuenta que en este momento no existe restricción para la apertura de templos. “Se puede realizar en el mismo templo parroquial para guardar la sana distancia o si se tiene, en un salón amplio que permita que la gente se reúna con toda seguridad observando las medidas sanitarias. 

Ante la nueva normalidad

“La pandemia no debe impedir la celebración de la Semana Bíblica Parroquial. La Animación Bíblica de la Pastoral ha preparado un subsidio con cinco temas que pueden estudiarse durante la semana. Hay sacerdotes que no quieren llevarla a cabo de forma presencial, pero pueden hacerlo a través de otros medios. Aquí es donde cambia un poco la dinámica con respecto a otros años. Podría, por ejemplo, vivirse la Semana Bíblica Parroquial a través de la página de Facebook de las parroquias o por la plataforma que cada sacerdote quiera utilizar”. 

“Hay quienes lo van a hacer combinado, presencial para quien quiera asistir, pero que también lo transmitirán por sus redes sociales. Así me lo han comentado varios sacerdotes que dicen que hay gente que no quiere asistir por el riesgo a contagiarse, pero que la pueden ver en su hogar. Hay quienes darán los temas en las homilías de la última semana de septiembre. Lo importante es que se aproveche el material y que en el centro de la comunidad parroquial este mes esté la Sagrada Escritura, es decir, que se comprenda la centralidad de la Palabra de Dios en la vida del creyente y de la comunidad”. 

Por otra parte, el padre Michel exhortó a los sacerdotes y a sus comunidades a reiniciar los cursos de Biblia en sus parroquias, sobre todo en los templos que lo permiten porque tienen salones amplios o bien porque tienen pocos alumnos y eso les permite reiniciar las clases presenciales.

“Quienes no puedan hacerlo, lo harán también a través de internet. Hay sacerdotes que me han dicho que reiniciarán los cursos en modalidad mixta, es decir, para quienes quieran y puedan asistir o para quienes deseen hacerlo de manera virtual. Incluso es una oportunidad para que las parroquias que no tienen Escuela Bíblica la puedan fundar ya sea individualmente o si no cuentan con los recursos suficientes, por decanato. El objetivo es hacer accesible la Palabra de Dios a los fieles y promover el estudio y profundización de la Biblia en las comunidades. 

Añadió que durante este mes también reinician los cursos del Instituto Bíblico Católico, institución de gran tradición en nuestra diócesis especializada en el estudio de la Sagrada Escritura especialmente para laicos y religiosos, que cuenta con cursos ordinarios, intensivos, matutinos, vespertinos y sabatinos, para principiantes, avanzados, curso para maestros, cursos de posgrado y también en las modalidades presencial y a distancia.

XVIII Jornada Bíblica Diocesana

La Animación Bíblica de la Pastoral extiende la invitación a participar el domingo 6 de septiembre en la XVIII Jornada Bíblica Diocesana, que es su evento más importante del año. 

“En esta ocasión tendremos como invitado al padre Héctor Fernández Martínez, que es licenciado en Sagradas Escrituras por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma y vicario general de la Diócesis de la Tarahumara en Chihuahua. Viene a compartirnos un tema que ha preparado con mucho esmero y dedicación: ‘Los Evangelios ayer y hoy’, una introducción hermenéutica a los Evangelios. 

“Expondrá de una manera muy sencilla, pero al mismo tiempo muy profunda. Además, hará un aterrizaje de los Evangelios en la cultura rarámuri”.

La Jornada tendrá lugar en el Instituto Bíblico Católico, ubicado en Av. La Paz 1665, Col. Americana, de 9.30 de la mañana a 2.30 de la tarde. 

El padre Michel aseguró que prevén la asistencia de unas 75 personas, lo cual no compromete la salud de los asistentes,pues el Aula Magna del Instituto Bíblico Católico es bastante amplia y permite guardar las medidas de distanciamiento social.

Señaló que, aunque la Palabra de Dios es perene y tiene validez para siempre, se tiene que ir adaptando en lo que llamamos la actualización de la Palabra de Dios a las realidades temporales. 

“El padre Héctor nos va a venir a hablar de las situaciones que viven los rarámuris, situaciones de marginación, de explotación, de narcotráfico. En esta realidad concreta hay una aplicación de la Palabra de Dios. ¿Qué  nos dice la Palabra de Dios en esto que estamos viviendo? Es una realidad distinta de la que viven las parroquias de nuestra diócesis, pero igual ocurre aquí, no es lo mismo aplicar el Evangelio en una realidad de periferia a una realidad urbana, sin embargo el Evangelio se va adaptando y nos habla a todos en nuestra propia realidad”. 

Para leerla desde casa

Explicó que para quienes no sean asiduos a leer la Sagrada Escritura una manera de acercarse a la Biblia es comenzar con la lectura del Nuevo Testamento y concretamente de los Evangelios, ya sea de manera individual o en familia. Es lo más cercano a nosotros, porque es lo que escuchamos y reflexionamos cada domingo en la Misa. 

Añadió que los Evangelios están divididos en perícopas o pasajes, por lo que es conveniente leer diariamente al menos una perícopa en familia y reflexionar juntos sobre lo que nos dice la Palabra de Dios para nuestra vida.

“Es conveniente acercarse primero a los Evangelios, luego el libro de los Hechos de los Apóstoles, luego vendrían las cartas de San Pablo que son un poquito más difíciles de entender”. 

“Siempre es conveniente tener a la mano un manual de estudio sobre la Palabra de Dios, sobre todo cuando iniciamos a estudiarla de manera personal o autodidacta. La Animación Bíblica de la Pastoral y el Instituto Bíblico Católico producen estos manuales para ayudar a que la gente disipe sus dudas cuando está acercándose a estudiar la Palabra de Dios”.

¿Son iguales las Biblias protestantes?

El padre Michel explicó que no, pues la Biblia es la Palabra de Dios que ha sido transmitida primero de forma oral y luego se ha puesto por escrito. “Ha sido transmitida a través del pueblo de Israel y luego a través de la Iglesia. La Iglesia debe confirmar que la Biblia esté completa; lo tiene que decir la autoridad eclesiástica, así lo señalan los documentos de la Iglesia, especialmente la Dei Verbum, que afirma que la Palabra de Dios ha sido encomendada a la Iglesia, que es su auténtica interprete, quien debe velar por su integridad.

“No cualquier Biblia se puede leer con la confianza de que es Palabra de Dios, sino aquellas que tienen el Imprimatur o el Nihil Obstat, o sea los permisos para imprimirse dados por la autoridad eclesiástica. 

“Cuando no tiene estos elementos al principio, entonces probablemente es una Biblia que ha sido traducida de una lengua moderna, por ejemplo las que utilizan los Testigos de Jehová, son traducidas al español del inglés, entonces es una traducción de una traducción. La Sagrada Escritura tiene que ser siempre traducida de los originales en griego, hebreo y arameo, por eso, no se puede utilizar cualquier Biblia. Deben de utilizarse Biblias que han sido aprobadas por la autoridad eclesiástica”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .