Paraguay: Curso sobre el Apocalipsis en tiempos de pandemia


“Sentí en el corazón la llamada a hacer algo, a colaborar, a compartir aquello que había recibido…”

Continuamos el dialogo con referentes de la ABP, en esta ocasión con el Fray Edgar Toledo OP desde Salamanca, España, quien nos ha comentado su experiencia en el desarrollo del Curso virtual sobre Apocalipsis en tiempo de pandemia, apoyando a la Escuela Biblica San Jerónimo, ABP San Lorenzo Paraguay.

Entrevista con Frat Edgar sobre su experiencia con el curso bíblico sobre Apocalipsis

Como casi todo el mundo lo sabe y lo sufre, desde inicios de marzo hemos entrado en un tiempo “inesperado”, “raro”, “incierto” … Ciertamente los primeros casos del COVID-19 ya fueron reportados meses antes (noviembre) en China (Wuhan) pero todo parecía muy muy lejano. Desde inicios de marzo, en distintos países del mundo se ha entrado en “estados de alarma” o cuarentena obligatoria, que aún lo estamos viviendo, en distintos modos y niveles; pero lo cierto es que aún no hemos salido del estado de pandemia.

En este contexto de suspensión de todas las actividades que implicaba la reunión de personas y se ordenaba el “distanciamiento social o físico”, se vieron afectadas también todas las actividades pastorales de la Iglesia a todos los niveles. Para mí -y creo que para muchas personas- ha sido la primera Semana Santa vivida en confinamiento, sin celebraciones públicas con todo lo que implica dicha situación. Y entre las muchas preocupaciones y preguntas también estaba la siguiente: ¿qué iba a pasar con las actividades de la ABP en San Lorenzo (Paraguay)?

Con todo esto, asistimos también a un boom de todo lo virtual, que incluso aceleró el proceso de ingreso en este mundo de las instituciones eclesiales y así empezamos a ver misas por las redes sociales, desde transmisiones profesionales a otros más humildes y caseros, hechos desde un celular (móvil). Empezaron a proliferar las clases virtuales, las reuniones por Zoom o cualquier otra plataforma virtual que lo facilitara.

Entonces, una tarde en Salamanca (España), sin proponérmelo, sentí en el corazón la llamada a hacer algo, a colaborar, a compartir aquello que había recibido… Luego de un intercambio de mensajes con Domingo Savio González, coordinador de la Escuela bíblica San Jerónimo de la diócesis de San Lorenzo, decidimos ofrecer un curso sobre Apocalipsis. Nos pusimos manos a la obra: preparar afiches, difundirlo por las RRSS, formar grupo de Facebook, diseñar el programa del curso y buscar la manera más accesible para que la gente -en principio de Paraguay- pueda seguir el curso.

La sorpresa fue grande cuando la cantidad de inscriptos al curso fue aumentando hasta llegar a 130, porque nosotros -con Mingo- pensábamos solamente en 30 o 40 personas como máximo. Se agregaron al grupo privado de Facebook personas de Paraguay, Colombia, Rep. Dominicana, Perú, Argentina, y Brasil. De todos los inscriptos, 100 personas aproximadamente eran los que participaban con asiduidad. La metodología era sencilla, aunque el curso estaba pensado para agentes de pastoral o animadores bíblicos con conocimientos previos y por lo tanto exigía tiempo, dedicación para seguir los vídeos y los materiales de lectura para profundizar el tema de cada semana. La mayoría de los videos fueron preparados con Prezi Videos, además de algunos en base a Power Points para terminar el último día con una clase en directo por Zoom, la cual nos encontró siendo las 1:20 am de España y 19:20 de Paraguay (¡!)

Ha sido una experiencia muy interesante, bonita y enriquecedora, creo que no solo para mí, como facilitador sino también para las hermanas y hermanos que se “prendieron” al curso con dedicación. Las ganas de conocer más la Biblia, las preguntas que surgían, el compromiso para seguir las clases y leer los materiales junto a la alegría y agradecimiento de tanta gente al finalizar el curso virtual fueron como grandes regalos para mí… Hacerme un espacio dentro del estudio y redacción de la tesis doctoral para preparar los videos y materiales, responder las preguntas, y seguir las inquietudes de la gente en el grupo hacen que uno se sienta un poquito más “útil” para contagiar el amor a la Palabra. Puedo afirmar con cierta sorpresa, que el Apocalipsis, es un libro que nos puede trasmitir esperanza, resistencia y fe en tiempos de pandemia.

Fray Edgar A. Toledo Ledezma, OP, Salamanca, España etoledo@dominicos.org

Desde la Coordinación Nacional de ABP Py – CEP, agradecemos al Prof. Valentín Benítez y Andreza Ortigoza miembros del equipo de comunicación por impulsar estos diálogos que nos dejan experiencias y esperanza de continuar promoviendo todos los espacios para conocer más la Palabra de Dios, amarla, orar y vivir. Animarse a una formación seria y profunda para seguir compartiendo la vivencia de que “la Palabra cambia vida”, como nos decía el Fray Edgar en su amena entrevista desde Salamanca, además de algunos mensajes en guaraní.

Ver el video en FB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .