Filipinas: La Iglesia involucra a jóvenes para llevar la Eucaristía a las casas y en los servicios pastorales


Manila (Agencia Fides) – La Arquidiócesis de Manila está involucrando a los jóvenes para ayudar, como voluntarios, en las liturgias y los servicios pastorales, en vista de la esperada reapertura de las iglesias, después del período de bloqueo debido al Covid-19. “Necesitamos más voluntarios ahora, ya que hay nuevos ministerios y servicios que llevar a cabo, o que deben ser fortalecidos en esta situación“, explica Mons. Broderick Pabillo, Administrador Apostólico de Manila, en una nota enviada a la Agencia Fides.

El obispo Pabillo ha pedido ayuda especialmente a los jóvenes, porque a los adultos y ancianos, como medida de precaución, se les dispensará de asistir a misa para no exponerlos al riesgo de contraer el coronavirus. “Tendremos que llevar la Eucaristía a los enfermos y ancianos cerca de sus hogares. Necesitaremos personas que nos ayuden a mantener la distancia física correcta y desinfectar regularmente nuestras iglesias“, continúa explicando.

Ya en los últimos meses, la Conferencia Episcopal de Filipinas había pedido a las parroquias que formaran a un mayor número de jóvenes para que se convirtieran en “ministros extraordinarios de la comunión“, a fin de poder ayudar a distribuir la Eucaristía en el territorio. “Necesitamos más voluntarios jóvenes. Me gustaría hacer un llamamiento a nuestros ancianos voluntarios de la parroquia: para que nos ayuden a reclutar uno o dos jóvenes para que ocupen su lugar en los servicios pastorales“, pide Mons. Pabillo en la nota.

Maria Christine Cabato, una estudiante universitaria de 23 años, afirma a Fides: “Estoy dispuesta y feliz de ser voluntaria para los servicios de la iglesia“. Marcus García, un maestro de 26 años, agrega: “Estoy deseoso de ser un joven ministro laico para llevar la Comunión a los enfermos y ancianos“.

Un servicio y una contribución esencial que los ancianos aún pueden llevar a cabo en sus hogares, enfatiza el mensaje del Obispo, es la oración, “que no solo es importante, sino que es indispensable en la Iglesia“. Los ancianos, añade, “cuiden de acompañar las actividades de la iglesia con oraciones y ofrendas espirituales y materiales. Ellos pueden ser nuestros intercesores de oración en este momento de crisis“. Además Mons. Pabillo expresa la esperanza de una próxima reapertura de las iglesias y la reanudación gradual de los servicios litúrgicos, “que consideramos esenciales para la vida de nuestro pueblo“.

En varias diócesis en todo el país, las misas se retransmiten a través de las redes sociales mientras las personas permanecen en sus hogares por la emergencia sanitaria. Con el aumento de los casos de contagio (que han llegado a alrededor de 26 mil), Metro Manila (12 millones de residentes, pero alrededor de 20 millones de personas que realmente viven y trabajan en la ciudad) todavía está bajo el estado de “cuarentena comunitaria”, que comenzó el 16 de marzo con restricciones muy severas en los servicios religiosos. (SD-PA) (Agencia Fides 15/6/2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .