Cantar la Palabra


Encuentros de Febic Lac, los sábados por la mañana

Una vez más la experiencia de encontrarnos de manera virtual, desde la plataforma de https://meet.jit.si/febiclac, fue un verdadero gozo, un canto a la  fraternidad, la comunión, …el gusto de compartir y estar juntos…” y estrechar vínculos de comunión y fraternidad, esta vez compartiendo, temas que aunque la casi todos experimentamos, que ante un tema tan fascinante, como es la música y el canto, tristemente constatamos que no teníamos la plenitud de los dones, ya que a excepción de la Hna. María Paz, los demás solo nos dedicábamos a …instrumentos de cuerda…, …campanas.

Pero esta carencia, no fue un impedimento para compartir experiencias absolutamente significativas, recordando que en algunos países, hay cantos para misas que las llaman misas folclóricas, por los ritmos de los cantos, que son expresión viva de un pueblo que el canta a su Dios, desde su lenguaje, con su ritmo y sus palabras. Así se recordó la MISA CRIOLLA (Argentina) https://youtu.be/QJPZXSpxBkE, la Misa de San Miguelito (Panamá) https://youtu.be/8yhvr723x70, Misa Chamamé…P. Julián Zini https://www.youtube.com/watch?v=sp7Yt0SwQWw

A su vez se mencionó una de las ponencias que se hizo en Roma, con ocasión de la celebración de los 50 años de la FEBIC, el Prof. Piotr Nawrot SVD, que nos ayudó a contextualizar la evangelización de nuestro continente, por medio de la música. Aquella vez enfatizaba el Prof. Piotr N. que por medio de la música, se aprovechaba para transmitir el mensaje cristiano.

Aquella ponencia, la tuvimos presente y así el P. Eric Obaldía, nos compartió un material, que planteaba la evolución de la música religiosa a partir de los años 70.80.90. Enfatizando, que en estos años los cantos litúrgicos estaban marcados por un profundo sentir social, en una época donde comenzó un periodo difícil y complicado en nuestro continente, con el inicio de las represiones sociales. En esos años a nivel eclesial, fue el inicio de las Comunidades eclesiales de base, inspirados por Medellín.

La década de los 80 enfatizó que estuvo marcado por la Doctrina de seguridad nacional, de estos años el asesinato de Mons. Romero y las masacres en Guatemala y El Salvador, reflejan la crueldad que se experimentaba en aquella época. Esos años fueron años de luchas populares. La década de los 90 está marcada por la disolución de la Unión soviética, la era del neoliberalismo. Mencionó, el martirio de Mons. Gerardi, como emblema de la lucha que había. En este contexto estuvo la celebración de 500 años. Con estos hechos a vuelo de pájaro, destacó como algunos cantos de estas décadas tenían un fuerte contenido social, el canto era como un clamor de la gente marginada y oprimida. Fueron años difíciles. Finalizó comentado que, en la actualidad, daría la impresión que hay una falta de contenido en las letras de las músicas actuales, que no se siente ni la vitalidad del testimonio ni denuncia profética, como los que se cantaban en los años 80-90.

Teniendo en cuenta el momento que nos toca vivir, se mencionó a algunos cantautores, como Athenas Venica, Hna. Glenda, grupo Jesed, la experiencia hecha en Taize, y entre las experiencias relevantes como puede ser la del Movimiento Neocatecumenal o de la Renovación carismática, que traslucen de manera evidente, la diferencia del contexto y la situación actual ante lo vivido en los años 80-90.

Canto “Lectura comunitaria de la Biblia”

Dentro de lo ameno y distendido de este compartir, Jaime Michea (Chile), hizo mención del P. HECTOR GUZMAN (Claretiano) que compuso más de 200 cantos litúrgicos, populares, ecológicos, bíblicos, que reflejan su espiritualidad y sensibilidad social a partir de la lectura comunitaria de la Biblia.

A modo de conclusión el P. Rubén Darío, compartió una canción que llegó a ser emblemática en su tiempo, para los que ya tienen muchos recuerdos encima, les resultará familiar: “…The rivers of Babylon…” . Evidentemente, que esto generó sonrisas llenas de nostalgias, pero se constató que lo bíblico también tuvo su espacio en la música pop

Lo cierto, que el nombrar a algunas personas que pusieron su talento musical al servicio de la Evangelización, nos llevó a tomar conciencia de la dimensión y de la influencia que tiene la música, tanto para las celebraciones, como para la espiritualidad y en sí para toda la Evangelización.

Siendo conscientes que este conversatorio, no pretende ni plantear, ni mucho menos presentar un tema tan amplio y relevante como la MÚSICA en la fe, en relación con la espiritualidad y la vida comunitaria, nos dimos cuenta, que hay muchísimo por “desempolvar y compartir”, ya que hay muchas personas, que desde el anonimato de la inspiración, plasman su experiencia de Dios ya sea con versos o trovas, con notas o con sonidos, dejando un medio para que otros puedan a su vez aprovechar el canto y la música, para buscar al Señor, que es el destinatario de los cantos religiosos.

La Hna. María Paz, dio el énfasis en sí a toda esta búsqueda al recalcar, que no es lo mismo recitar un salmo, que cantarlo, ya que los salmos, antes que contenido, es experiencia de Dios transformada en un testimonio transmitida por la melodía. Después de todo esto, hemos coincidido que, “el que canta, reza dos veces”, y esto sigue siendo vigente

Compartir virtual, sábado 23.Mayo.2020

Pbro. Jesús Antonio Weisensee H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .