Carta de Navidad 2019


Sankt Ottilien, Navidad 2019

“Porque un niño nos ha nacido,un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombrosy se le da por nombre: «Consejero maravilloso, Dios fuerte,Padre para siempre, Príncipe de la Paz»” (Is 9,5)

Queridos miembros, amigos y bienhechores de la Federación Bíblica Católica,

una vez más nos disponemos a celebrar la Navidad. Este año nos hemos ido aproximando a las fiestas navideñas inmersos en un clima social lleno de tensiones, inseguridades y violencia en diversas partes del mundo. Los noticieros nos hablan de crecientes conflictos políticos y sociales en diversos países de América Latina, Medio Oriente, Asia y África; en muchos lugares de nuestro globo siguen ardiendo, con más o menos intensidad, conflictos armados internacionales o internos; nos abruma cada vez más el cambio climático con cada vez más frecuentes desastres naturales que lo acompañan…

Todo esto tiene como consecuencia grandes movilizaciones de personas – millones de desplazados por causa de guerras, grandes migraciones por falta de agua y de alimentos, miles y miles de familias enteras migrando hacia las partes más tranquilas y más prosperas de nuestro planeta. Mucho sufrimiento, mucha inseguridad, mucha rabia, mucho rencor…

Nos siguen resonando todavía las palabras del profeta Isaías: “Consuelen, consuelen a mi pueblo…” (Is 40,1). El Papa Francisco nos invita a llevar al mundo “el gozo del Evangelio”. Leeremos en este tiempo de Navidad las palabras de Isaías citadas en el encabezado de esta carta: “nos ha nacido el Príncipe de la Paz” – Dios se ha encarnado en medio de nosotros trayendo la paz y haciéndonos, junto con los pastores de Belén, mensajeros de la Paz.

El Papa Francisco, durante la audiencia privada concedida a los miembros de la Federación Bíblica Católica reunidos en Roma para celebrar 50. aniversario de la fundación de la Federación, nos recordaba: “La Palabra da vida a cada creyente enseñándole a renunciar a sí mismo para anunciar al Señor. En este sentido, actúa como una espada afilada que, penetrando hasta el fondo, discierne pensamientos y sentimientos, saca a la luz la verdad, hiere para curar (cf. Heb 4,12; Job 5,18). La Palabra nos lleva a vivir de manera pascual: como semilla que da vida al morir, como uva que da vino a través de la prensa, como aceitunas que dan aceite después de haber pasado por el molino. Así, provocando dones radicales de vida, la Palabra vivifica. No nos deja tranquilos, sino que cuestiona. Una Iglesia que vive de la escucha de la Palabra nunca se conforma con sus propias seguridades. Es dócil a la imprevisible novedad del Espíritu. No se cansa de anunciar, no cede a la desilusión, no deja de promover la comunión en todos los niveles, porque la Palabra llama a la unidad e invita a cada uno a escuchar al otro, superando los propios particularismos.”

Que los misterios gozosos que celebramos de nuevo en este tiempo de Navidad nos pongan de nuevo y cada día más en la actitud de escucha de la Palabra de Dios, que nos habla en la vida, a través de la Biblia y en la Iglesia, y que infundan en nosotros el entusiasmo de los pastores de Belén y la generosidad de los primeros discípulos de Jesús para que llevemos al mundo, con gozo y generosidad, el gozo del Evangelio, el mensaje de Paz.


¡Feliz Navidad y feliz Año Nuevo lleno de Paz!

P. Jan J. Stefanów, svd
Secretario General FEBIC

Un comentario en “Carta de Navidad 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .