Mexico: “el siglo XIII es el gran siglo escriturístico de la Edad Media”


Reproducimos la homilía que Mons. Dr. Adolfo Miguel Castaño Fonseca, Obispo Auxiliar Arquidiócesis de México, hiciera con ocasión del inicio de la XXX Asamblea de la Asociación de Biblistas de México. Mons. Castaño Fonseca fue el coordinador de la redacción del Nuevo Testamento de la Biblia de la Iglesia en América (BIA) del CELAM.

“Hermanas y hermanos miembros de la Asociación de Biblistas de México, reunidos para celebrar el XXX aniversario de nuestras asambleas.
Providencialmente coincide el inicio de la XXX asamblea de ABM con la memoria de Santo Tomás de Aquino, el gran maestro y doctor de la Iglesia, fuente de sabiduría. No parece exagerado afirmar que la lectura de la Biblia fue algo fundamental para santo Tomás. Sus comentarios a los textos sagrados, pueden considerarse como el más fiel reflejo de su pensamiento teológico.
“Hace tiempo me encontré con un comentario de un historiador de la Iglesia, especialista en la época medieval, especialmente de siglos XIII y XIV, llamado Palém Glorieux. No pude sino escribir esta cita que llamó poderosamente mi atención: “La lectura de la Biblia constituía el fondo mismo de la enseñanza de los profesores de teología y la materia de sus cursos. Por lo cual, no será́ tanto en la Summa Theologiae (obra para debutantes), o en las Quaestiones disputatae (ejercicios escolares de argumentación) donde habrá́ de ir a buscar el pensamiento de Santo Tomás, cuanto en sus cursos sobre los diversos libros de la Biblia donde, día tras día, iba exponiendo, tomando ocasión de los pasajes elegidos, todas las cuestiones teológicas, filosóficas o canónicas que pedían conectarse con ellos”
“Ciertamente, los comentarios bíblicos de Santo Tomás de Aquino se ubican en el ambiente escolástico de su tiempo. En ese entonces, comentar la Sagrada Escritura, es decir, usar el texto sagrado como base y materia de la enseñanza teológica, era una actividad más común de lo que muchas veces se ha dicho y creído. Leer y comentar la “Sacra Pagina” era algo muy relevante en los profesores de teología medieval. Eludir este dato significaría no hacer justicia, no solo a santo Tomás de Aquino, sino a muchos maestros medievales que se interesaron por la Sagrada Escritura, la estudiaron, comentaron y enseñaron en sus cátedras. Conocemos bastante bien este aspecto de la literatura escolástica gracias a algunos estudios de diversos autores, entre ellos otro dominico C. Spicq, profesor de l’École Biblique, quien además es un estudioso de la Carta a los Hebreos, que estamos leyendo estos días en nuestra liturgia.
“El texto sagrado era la materia ordinaria de los cursos no solo de santo Tomás, sino de muchos otros profesores de teología, que lo explicaban sección por sección y desde un punto de vista teológico, comparando los textos entre sí, resaltando las glosas de los Padres, rechazando las herejías, enfatizando las verdades de la fe etc. Ciertamente la exposición se completaba con las quaestiones disputatae. Incluso esta actividad docente repercutía en la redacción de obras escriturísticas de calidad que, en muchos casos, han llegado hasta nosotros; algunas de las cuales ejercieron, desde el momento de su aparición, un profundo influjo en el modo de estudiar la Biblia en tiempos posteriores.
“El P. C. Spicq considera que “el siglo XIII es el gran siglo escriturístico de la Edad Media”, cuyo impulso se debe a los estudios Bíblicos de un siglo antes. En efecto en el siglo XII, y antes aún, había un interés grande por conocer y comentar la Biblia.
“En el siglo de Santo Tomás la tarea principal de un maestro in Sacra Pagina era la de impartir cotidianamente lecciones sobre la Sagrada Escritura. Por eso existen comentarios de Tomás sobre gran parte de la Biblia: Isaías, el libro de Job, los Salmos, los Evangelios según San Mateo y San Juan y todas las cartas de San Pablo.
“En los últimos 60 años la escuela de Santo Tomás se ha interesado cada vez más por estos escritos. La señal para esta recuperación fue dada por el Papa Pío XII en una alocución a los profesores y estudiantes del Angelicum, el 14 enero de 1958: «Según el Doctor, los argumentos propios de la sagrada doctrina se extraen de los documentos de la Sagrada Escritura canónica… puesto que nuestra fe se basa en la revelación hecha a los apóstoles y a los profetas que han escrito los libros canónicos y no en alguna otra revelación, si la hay, hecha a doctores privados. Tomás siempre ha aplicado esta enseñanza. Efectivamente, sus comentarios sobre los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, y en primer lugar sobre las cartas de San Pablo, se distinguen por una profundidad, delicadeza y discernimiento tan grandes, que pueden ser contados entre las obras teológicas mayores del Santo. Se estima que proveen precisamente a estas obras de un importante complemento bíblico».  
“También hay que recordad que los cuatro pasos de la Lectio Divina (lectio, meditatio, oratio y contemplatio) que hoy usamos, fueron sistematizados en en el s. XII (1188) por Guigo II el Cartujo, el autor de la “Escala de los Monjes”, una meditación en forma de Lectio Divina.
“Por todo eso, considero que no solo hay que hacer justicia a santo Tomás de Aquino, cuya memoria celebramos hoy, sino que debemos lanzar una mirada retrospectiva al pasado medieval para descubrir otro aspecto de la gran riqueza que, en materia bíblica, hemos recibido en herencia.
Sigamos celebrando la Palabra, específicamente a quien es la PALABRA por antonomasia Jesucristo.”

Mons. Dr. Adolfo Miguel Castaño Fonseca
Obispo Auxiliar Arquidiócesis de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.