50 AÑOS, una historia vigente, un camino andado, ilusiones realizadas, un futuro abierto…


Ya estamos en este año de las bodas de oro de la CBF, nuestra querida FEDERACIÓN BÍBLICA CATÓLICA, que al mirar hacia atrás nos llenamos de gozo y entusiasmo, pues lo hecho por la FEBIC LAC en nuestro continente es elocuente como significativo, ya que ella en el transcurso de todo este tiempo ha sido el espacio donde todos los que inspirados por el Espíritu hemos encontrado ese espacio para compartir y participar, para enriquecer y escuchar, para discernir y promover iniciativas que surgían de esa gracia como es darnos cuenta que la Palabra de Dios es un medio privilegiado para el encuentro vital con el Señor y de esa manera ser generadores de procesos en toda la Iglesia.

Al iniciar la celebración de esta historia viva y vigente, necesariamente deberíamos echar una mirada al trayecto recorrido y allí constatar , la CBF-FEBIC LAC, fue y sigue siendo un espacio de crecimiento para toda la Iglesia Latinoamericana, ya que ella fue no solo el espacio para el conocimiento y la mutua inspiración, sino que ayudó a realizar el pedido de la DV en el Vaticano II, de desempolvar la Biblia y colocar en las manos de la gente, facilitando el acceso a ella, sino que además fue “el ámbito” donde las búsquedas personales fueron estímulo para que otros adapten y adopten en sus realidades lo que era voz del Espíritu en algunos ámbitos.

Tenemos una historia rica que debería estimularnos a que lo vivido sea motivación para que hoy nuevamente la FEBIC LAC sea ese ámbito catalizador de experiencias y proyectos de tal forma de estar en sintonía con el proyecto de que la Iglesia nos sugiere y a su vez dejarnos inspirar y conducir por el Espíritu para tener la valentía de proponer líneas de acción que correspondan a la revelación.

Un proceso de esta envergadura, naturalmente está lleno de nombres, de experiencias, de vivencias, de iniciativas que han hecho posible este proceso, que necesitamos rescatar y destacar, ya que fueron medios que el Señor utilizó para la realización de todo ese proceso. Esto podría ser una de las motivaciones e intención de este rescate de lo vivido y propuesto.

Deben ser muy pocos los textos del Concilio Vaticano II, como fue el de la Dei Verbum 22, de “…facilitar el acceso a las Sagradas Escrituras…”, que haya sido asumido y aplicado de manera tan plena y práctica, como fue ese numeral. Y es allí donde encontramos la inspiración y el origen de la CBF-FEBIC. Pues a lo largo de toda su existencia la CBF se empeñó en promocionar, divulgar, difundir estas Escrituras que son el alma de la Teología y de toda la vida espiritual, como su vez generadora de procesos de transformación personal, comunitario y social. Esto que fue pedido por los padres conciliares, la CBF-FEBIC, puede decirlo con amplia satisfacción: “misión cumplida”, hasta un ‘summa cum laudes’, ya que la generosidad del Espíritu y la docilidad de aquellos que fueron portadores de dicha inspiración, es elocuente y significativa.

Pero el darnos cuenta que aquello que impulsó la creación de la CBF-FEBIC, el percibir que hay una historia y que ya tenemos un bagaje amplio y variado, rico de experiencias y vivencias es que podría llevarnos a pensar… y después de los 50…, hacia donde encauzar nuestros esfuerzos y búsquedas, que enfatizar o priorizar, cuáles son los nuevos desafíos que hoy tiene la dimensión bíblica, cuáles son los nuevos ámbitos donde debemos llegar.

En este hoy de nuestra historia, de nuestra Iglesia, cuál debería ser aquello que caracterice e identifique a la CBF-FEBIC, al menos en la FEBIC LAC que es nuestro espacio y nuestro lugar en la historia. Algo así tiene mucho de titánico o más bien de Paulino, pues requiere apertura, docilidad, magnanimidad, criterio, sensatez para que los próximos de la CBF-FEBIC sean aún más dinámicos y vivenciales, donde lo bíblico sea cada vez más un referente en la toda la Iglesia.

De ahí que surgen infinidad de expectativas, ilusiones, esperanzas, anhelos, deseos que el futuro de la FEBIC LAC sea cada vez más propositivo para dar un estilo participativo en la comunión de objetivos, aún con diferentes énfasis, medios o recursos. Pero siempre generando y promoviendo espacios de encuentro y reconocimiento en una búsqueda sincera de fidelidad al espíritu de las Escrituras y al Espíritu que va haciendo nuevas todas las cosas, siendo Él quien va inspirando y orientado a la Iglesia según los designios del Padre.

Algo así debería llenarnos de orgullo y satisfacción al darnos cuenta que hacer parte de la CBF-FEBIC significa ser parte de un ámbito de inspiración, de encuentro, de búsqueda de la acción y manifestación del Espíritu, para ser instrumentos dóciles de su manifestación en la vida y la historia.

Por eso, esta celebración de los 50 años de la CBF-FEBIC es una buena oportunidad para renovarnos, revitalizarnos en nuestra identidad, en nuestra búsqueda y en nuestra comunión, ya que hoy la CBF-FEBIC tiene algo que decirle a la Iglesia, ya que como entonces, aquello que dijo Pedro, hoy tiene aún más vigencia y actualidad: “…Tú tienes palabras de vida eterna…”, que son palabras de vida, de consuelo, esperanza, palabras que son el camino hacia la plenitud que todos buscamos.

Aunque la CBF-FEBIC no tiene el monopolio del trabajo bíblico, ella seguro seguirá siendo un ámbito privilegiado para escuchar al Señor por medio de las iniciativas de sus miembros, como a su vez y aún más seguirá siendo un referente donde se puede ver la manifestación de Dios por medio de su Palabra, para contagiar y animar a otros, dinamizando y generando procesos de renovación y transformación, buscando ser fieles a la manifestación de Dios en el hoy de nuestra historia.

En este año tan especial para la CBF-FEBIC ella estará organizando un Congreso Bíblico Internacional en Roma, que servirá para darle la trascendencia en su justa dimensión quién es y lo que es en su tarea específica y de esa manera proyectarnos hacia nuevos rumbos y nueva implicancia en la difusión e implementación de las Sagradas Escrituras. A su vez en Buenos Aires se está organizando un Congreso Internacional de Estudios Bíblicos de lo más relevante para valorar y reconocer a los que han sido referentes en este largo proceso tan rico en experiencias y vivencias. Ambos eventos engalanan la celebración de los 50 años de la CBF-FEBIC . En este sentido, una cordial invitación a participar de ambos eventos, tanto por su importancia, como por la posibilidad de encontrarnos y compartir en ellos.

Finalmente, podríamos afirmar llenos de esperanza y certeza que mientras haya necesidad de Dios, la CBF-FEBIC seguirá teniendo algo que aportar a la Iglesia, ahora nos toca a nosotros ser los gestores de esta nueva etapa que se avecina y que ya estamos comenzando.

Mons. Jacinto Bergmann            P. Ruben Dario Bergliaffa

Comité Ejecutivo Mundial        Comité Ejecutivo Mundial

                Pbro. Jesús Antonio Weisensee H.

Coordinador FEBIC LAC

Festividad de San Pablo Apóstol

Año del 50 Aniversario de la CBF-FEBIC

One response to “50 AÑOS, una historia vigente, un camino andado, ilusiones realizadas, un futuro abierto…

  1. Pingback: 50 AÑOS de la Federación Bíblica Católica – Palabras con Miel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.