La redención de Román: el Papa recibe y pide perdón al sacerdote absuelto por abusos.


• Francisco recibió el 12 de julio en Santa Marta al cura de Granada y a sus dos compañeros señalados

• “Seguid adelante, con generosidad, como cualquier otro sacerdote”, les pidió el Pontífice

Román, Francisco y Manuel entran por la puerta de la Casa de Santa Marta. El Papa les ha citado. Quiere ver y escuchar a estos tres sacerdotes de Granada. A puerta cerrada, sin prisas. No se trata de una visita protocolaria. Ni de un encuentro de cortesía. No lo fue desde el minuto cero en el que les saludó. Un diálogo sincero, ajeno de anestesia, durante más de hora y media. Escucha desde la confianza y sin ambages.

Tiempo de redención, cuatro años después de tocar el purgatorio jurídico y el infierno mediático. Una absolución que resultaba prácticamente imposible otear cuando se vieron excluidos de toda actividad pastoral, suspendidos ‘a divinis’ hasta que en noviembre de 2017 el Vaticano levantó estas medidas cautelares. Ahora, la audiencia con el papa Francisco rubrica su rehabilitación.

Román está hoy absuelto por la justicia. La civil y la eclesiástica. Pero con la sombra de la condena social, que no afloja sus grilletes toda vez que se amarran. Ha pasado un año y tres meses desde que se conociera la sentencia sobre el llamado “caso Romanones” y cuando el asunto se pone sobre la mesa de un cuarto de estar o en una terraza de verano, el comentario de los interlocutores cae sin más remilgos: “¡Ah!, sí… Los curas esos que abusaron de unos chavales en Andalucía. Eran un clan o una especie de secta, ¿no?”. Es el poso, o el pozo que queda, difuminado pero lo suficientemente contundente en la memoria colectiva cuatro años después de que saltara a la luz la que se llegó a presentar como “la mayor trama de pederastia eclesial de nuestro país, que afectaría al 7% del clero de Granada”.

Ver más en VND

Perdón hasta en tres ocasiones

“La seguridad en sí mismo y la confianza en Dios es lo que le ha salvado en medio de todo esto. Tanto es así que, lejos de lo que pudiera parecer, no ha necesitado ayuda psicológica, como sí la tuvo que solicitar alguno de sus compañeros”, asegura sobre aquel carismático sacerdote que tuvo sobre sus hombros el peso de la pastoral vocacional de la archidiócesis y que se vio defenestrado de un día para otro. “Aunque ya no pesa ninguna medida judicial sobre ellos, Román no ha sido restituido del todo. Continúa siendo una persona muy válida y no se le ha asignado tarea alguna más allá de atender como capellán un centro de personas con discapacidad. Creo que, tras el gesto de Francisco, está capacitado para asumir una nueva misión y mostrar públicamente que es inocente”, reivindica otro presbítero de Granada.

Jueves 12 de julio de 2018. El Papa mira a los ojos a sus interlocutores en Santa Marta y les pide perdón hasta en tres ocasiones. Por el daño que les hubiera podido generar el hecho de que la Iglesia en general les hubiese dado la espalda. Y en particular, por aquellas llamadas al denunciante que, sin buscar juzgar, se convirtieron en un refrendo de credibilidad para él frente a los sacerdotes.  Francisco les animó “a seguir adelante” con su actividad pastoral, “con la generosidad de cualquier otro sacerdote”.

Ver más en VND

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.