2018. Mes de la Biblia


PALABRA DEL COORDINADORCon el corazón rebosante de gozo por estar ya en este mes tan querido y especial para los que trabajamos con las Sagradas Escrituras, que algunos lo tienen como el MES DE LA BIBLIA, otros celebran la semana bíblica o el día de la Biblia; de cualquier manera, es un mes donde todos los que tenemos el privilegio de bucear y sondear las páginas Santas, es un tiempo para AGRADECER, VALORAR Y RENOVAR la gracia que significa conocer al Señor por medio de este regalo único y especial como es la Biblia. Este privilegio implica adentrarnos en manifestación de Dios en la historia, y a partir de la experiencia de otros, querer nosotros hacer nuestra propia experiencia de Dios y dejarnos transformar por Él, como Él lo ha hecho con otros.

Por eso, este mes de la BIBLIA tiene tanto significado, ya que no solo es un don que Dios nos ha dado a cada uno, sino que cada uno está respondiendo a ese don, de la manera que el Señor inspira e impulsa, para ser sus instrumentos para muchos otros puedan hacer la experiencia que todos estamos haciendo.

En esta perspectiva es que da una inmensa alegría ver la vitalidad que tienen los miembros de la FEBIC LAC que, en casi todos los países miembros, hay actividades, propuestas, iniciativas para jerarquizar y valorar lo que implica entrar en la dinámica de la revelación de Dios, por medio de la Biblia. Es de lo más interesante ver los temas que se eligen, las diferentes propuestas que tenemos conocimiento, porque al mismo tiempo hay una inquietud de mostrar que no estamos ante un libro de letras del pasado, sino que estamos ante la voz de Dios que resuena en la historia y que tiene algo que decir a la sociedad contemporánea. Y es así, que cada país elige un tema para responder a las necesidades o situaciones que están viviendo. Es esta sensibilidad y creatividad lo que nos hace ver que el Señor sigue animando y alentando a su Iglesia, que sigue suscitando profetas que hacen oír la voz del Señor en medio de las vicisitudes y circunstancias tanto eclesiales como sociales, ya que trabajar con la Biblia no es solo transmitir información del pasado, temas sin repercusión en la vida,  sino todo lo contrario, que al conocer las Escrituras nos lleva a asumir el estilo Juan el Bautista, a ser instrumentos de Dios para que otros lo puedan conocer, seguir y así adherirse a su proyecto de amor.

En medio de tantas dificultades y adversidades de todo tipo, celebrar este MES DE LA BIBLIA, significa ser profetas de esperanza, ser instrumentos de Dios en una sociedad que está cada vez más indiferente y apática a lo religioso, y es ahí, donde nos toca a nosotros, ser presencia de Dios, dar a conocer lo que es el proyecto y el querer de Dios para esta sociedad. Que más allá de lo que hoy puede estar nublando o empañando nuestra esperanza, nosotros por medio de las Sagradas Escrituras anunciamos y testimoniamos, que creemos en un Dios que es amor y es veraz, que está con nosotros, que sigue acompañándonos aún y a pesar de lo que se pueda estar viviendo, porque Él es fiel y la obra es suya. Esto es lo fascinante de trabajar con la Biblia, que no trabajamos con teorías ni ideas geniales, sino que simplemente somos pregoneros de esperanza, porque manifestamos lo que Dios ha hecho en el pasado, pero que lo sigue haciendo hoy, porque Él es el mismo, ayer, hoy y siempre y lo que hizo en el pasado, lo seguirá haciendo hoy, ya que la obra es suya.

Es desde esta perspectiva que como miembros de la FEBIC LAC nos debemos sentir profundamente sensibilizados, por lo que da sentido a nuestra propuesta y por lo que hacemos, como es ser instrumentos del Espíritu para dar a conocer la revelación por medio de las Escrituras, todos somos protagonistas, cada uno busca responder a las mociones del Espíritu y es allí donde se nota lo que somos, FEDERACIÓN, donde el otro no es mi adversario con quien debo competir, sino que es mi compañero de quien puedo aprender y deslumbrarme de su creatividad, viendo sus iniciativas, valorando sus propuestas, y todo esto nos hace agradecer a Dios, por el don de estar juntos, de compartir la misma misión, de estar todos en la misma barca, en el lugar que sea, pero todos estamos buscando hacer realidad eso que el Señor ha pedido explícitamente, “…vayan y anuncien la Buena Nueva…”. Esta es nuestra identidad, esto es lo propio y específico de todos los que hacemos parte de esta gran familia de la FEBIC LAC, es aquí, donde todos confluimos y donde todos tenemos nuestra voz y vez, donde cada uno tiene algo que decir tanto a la FEBIC LAC, como a toda la sociedad.

Que la celebrar este mes de la BIBLIA, lo hagamos llenos de gozo, del gozo de ser protagonistas en la obra del Señor, de ser heraldos del mensaje de salvación, de ser instrumentos vivos de la acción transformadora y revitalizadora del Señor por medio de su Espíritu. Que al celebrar este mes todos renovemos nuestro compromiso y nuestra disposición de vivir lo que anunciamos, de proclamar lo que estamos convencidos y así hacer de nuestra vida el medio principal para anunciar y proclamar la presencia viva del Señor en medio de nosotros.

Nos encontramos en el corazón del Señor en su Iglesia, por medio de su Sagrada Escritura.

FIRMA p. Jesús

Pbro. Jesús Antonio Weisensee

Coordinador de FEBIC LAC

Mes de la Biblia. 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s