El Patriarca Abraham (II)


Arieh Sztokman, Anciano. Rabino. Mayo 24 de 2020 – Sivan 1 de 5780

Un nuevo comienzo. “Concibió y dio a luz Sarah, para Abraham, un hijo en su ancianidad…” (Génesis 21:2) Estas palabras no tienen carácter cronológico pues era conocida la edad avanzada de Abraham, sino que indican que también a Abraham, Dios le concede Su benevolencia a través de este nacimiento aun en su ancianidad. “Era Abraham de cien años de edad, cuando le nació Isaac su hijo”. (Génesis 21:5) El ser anciano no implica no poder generar nueva vida. No solo ello sino que también el asumir una nueva realidad, salir de la zona de confort, comodidad, dado que sabemos la tarea que implica el nacimiento de un hijo. Abraham lo asume. Al mismo tiempo nos enseña que los seres humanos somos co-creadores con Dios, al generar nueva vida.

Aceptación. Fe (Confianza) en Dios. Compasión. Dijo a Abraham: Echa a esta esclava y a su hijo, pues no habrá de heredar, el hijo de esta esclava, junto con mi hijo, con Isaac. Esta cosa disgusto sumamente a Abraham, por causa de su hijo”. (Génesis 21:10/11) Si bien el pedido de Sara causa repulsa en los afectos de Abraham, que deberá expulsar a su hijo, Dios lo reconforta. Los sentimientos que deprimen a Abraham son varios, sin embargo Dios le manifiesta otras consideraciones: el joven a quien Sara llama despectivamente “el niño de la esclava” tendrá un futuro ya que él también es descendiente físico de Abraham. A el no le será negada la grandeza derivada de esa paternidad y crecerá y se convertirá, él también en una nación. “Madrugo Abraham, por la mañana, tomó pan y un odre de agua y se lo dio a Hagar…” (Génesis 21:14) Cabe destacar que las actitudes compasivas de Abraham al “despedir” a Hagar son sustancialmente de compasión, diferentes a Sara.

Abraham es sometido a prueba por Dios. “Dios sometió a prueba a Abraham; dijo+le: Abraham y él dijo: Heme aquí. Y Él dijo: Toma, ahora, a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac…” (Génesis 22:1/2)Después de los últimos eventos, después de haberse asentado Abraham en la tierra de los Filisteos por muchos días y cuando la quietud parece definitivamente sobrevenir a la ancianidad de Abraham y Sara, he aquí un sorpresivo giro de los sucesos. Abraham, hombre de fe, en este punto culminante de su vida al servicio de Dios, no racionaliza sino que está por encima de la razón. No se dirige en plegaria a Dios por la vida de su hijo, como lo hizo por los habitantes de Sodoma y Gomorra. Abraham madruga y vemos solamente acción, ni una palabra. Avanza hacia el lugar que ni siquiera conoce, pero que está seguro encontrará. El hombre de fe sabe encontrar, sabe responder, evita preguntas. El anciano, por su propia cuenta sin necesidad de intermediarios, acepta el desafío y cumple.

Abraham bendecido por Dios.Abraham era anciano, entrado en años y Adonai (Dios) había bendecido a Abraham en todo” (Génesis 24:1) Con riqueza y bienes, dignidad y longevidad e hijos y es esto lo que desea toda persona, queriendo decir el versículo, que él era completo en todo, no faltándole nada. Qué maravilla cuántas personas estamos en la misma situación de Abraham, y tal vez lo más importante es que tomemos conciencia de ello.

Abraham se une en pareja con otra mujer y tienen hijos. Abraham había tomado otra mujer más, que se llamaba Keturah. Ella dio a luz para él…” (Génesis 25:1/2) Aquí tenemos un ejemplo de lo que es “agregar vida a los años” dado que no obstante ser un hombre anciano se une en pareja con una mujer, es decir asume nuevas obligaciones, ella da a luz hijos, y no analizaré si Abraham tenía la suficiente fuerza física para engendrar hijos, ello no impidió que él se hiciese cargo de ellos, que maravilla de persona.

Muerte de Abraham. “Estos son los días de los años de la vida de Abraham, los cuales vivió: ciento setenta y cinco años. Feneció y murió Abraham en buena vejez, anciano y colmado…” (Génesis 25:7/8). Colmado de años, de experiencia, de amor, de fe, del amor de Dios, de hijos, en resumen Dios cumplió con y en él lo pactado.

Muchas Gracias. Hasta pronto.

Próxima entrega: Enseñanzas fuera de la Biblia sobre los ancianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .