Semana Santa diferente: en un contexto de pandemia y una FEBIC LAC en proceso.


COVID-19 y una CONDONACIÓN DE DEUDAS

En una Semana Santa diferente,en un contexto de pandemia y una FEBIC LAC en proceso.

Estimados amigos, miembros de FEBIC LAC.

Lo acostumbrado es escribir con un saludo cordial, con los augurios de una FELIZ PASCUA, dando realce a lo que es inherente y constitutivo de nuestra fe y mucho más de las Escrituras, cómo es creer en el Señor Resucitado, que venció la cruz, la muerte, la tumba y está entre nosotros. Pero en esta oportunidad quisiera enviarles un saludo contextualizado y enmarcado por la pandemia en que nos encontramos. De ahí la intención de manifestarles la cercanía y el deseo sincero de que todos estén bien, y a partir de eso, que el rol y la actitud sea la característica con un servicio y un anuncio esperanzador, desde la pasión y la cruz. Ante esto, el saludo anticipado durante esta Semana Santa.

Es de considerar que esto que hace parte de la propuesta de la Iglesia como es celebrar Semana Santa y que es de los momentos más altos del calendario litúrgico-pastoral, este año 2020, quedará para la historia, ya que lo celebraremos a puertas cerradas, pero unidos por la esperanza, el anuncio, la vivencia de una fe que no conoce fronteras y que más aún se revitaliza en la adversidad, ya que nos ayuda a celebrar los que es esencial y constitutivo de aquello que creemos y en sí es una forma de sensibilizarnos y solidarizarnos con toda la humanidad sufriente. No celebraremos comunitariamente, pero nuestra fe hace trascender los espacios y las situaciones, así lo haremos de forma virtual-doméstica, será una oportunidad especial, para “compartir los sufrimientos el Cristo sufriente”, que hoy lo encontramos tan visible y cercano, que como aquella vez en la cruz, impactan, desconciertan y desconsuelan.

En medio de esta pandemia, el Cristo y el Cristo resucitado, sensible y solidario con nuestro dolor, están en el mismo ámbito, en los hospitales, en los lechos de los enfermos, en el miedo o la esperanza, en los hogares. Hoy es un desafío el creer y manifestar nuestra fe, ya que la situación en que se encuentra la humanidad nos lleva a plantear la fe no a partir de conceptos o ideas, sino de actitudes, disposiciones, para sensibilizarnos con el hermano que está a nuestro lado, con las mismas actitudes y disposiciones del Verbo Eterno de Dios que asumió nuestra condición humana en su expresión más plena, y que murió y resucitó, y que sigue a nuestro lado. Él es nuestra esperanza, nuestro modelo y el que nos ayuda a encontrar el sentido a todo esto que es difícil encontrar un sentido.

Un desafío para la FEBIC LAC

Hemos visto con inmenso gozo, como han surgido innumerables inquietudes y propuestas para celebrar una Semana Santa “permaneciendo dentro de casa, sin salir”, recluidos pero comunicados, encerrados pero unidos por la fe,  sin encontrarnos personalmente, pero sintiéndonos Iglesia solidaria entre nosotros y con toda la humanidad. Esta situación generó iniciativas absolutamente creativas y en sí ha hecho que se perdiera el miedo a los medios de comunicación social y así, eso que tanto da que hablar, hoy está siendo el medio para que el Señor entre a los lugares más impensados, tanto por las redes sociales, como por los medios de comunicación, se está anunciando y proclamando la Buena Nueva en medio de esta situación y contexto que tanta zozobra causa, y que nosotros desde las Escrituras buscamos crear conciencia y generar procesos de esperanza, sabiendo que el Señor sigue caminando a nuestro lado, que no estamos ni abandonados ni desamparados, ya que Él está con nosotros.

Sin lugar a dudas esta pandemia quedará en la historia, no solo por todo el dolor que se está viendo o padeciendo, como a su vez por el hecho de que esto que tanta importancia tiene para nuestra fe, lo celebraremos, a puertas cerradas, pero con el corazón abierto, no en una fe intimista, sino más bien con la mirada amplia sintiendo y compartiendo los dolores del Cristo sufriente a lo largo de los cinco continentes y ante el Cristo sensible, que sufre con el dolor de la humanidad, ahí cada uno tanto como creyentes y en especial como miembros de la FEBIC LAC, tenemos el gran desafío, de que esta semana no sea una semana más, sino que sea una ocasión para hacer una lectura de fe de la situación que nos toca vivir, y desde nuestra opción y desde nuestra propuesta pastoral, poder proponer una lectura en clave kerygmática, de esto que como a aquellos discípulos del Señor, hoy desconcierta, perturba y desorienta.

Pero como personas de fe, que buscamos leer la vida a la luz de la revelación en las Escrituras, este tiempo exige de nosotros una palabra que genere esperanza, que promueva una actitud de confianza, que el Señor está presente en esta situación y que después de esto, surgirá un nuevo pueblo con más conciencia, con una certeza aún más firme, con una nueva actitud y un vínculo aún más vivencial con el Señor. Aunque nos toca sensibilizarnos y compartir el dolor de millones de personas, sería muy oportuno, comenzar a replantear un mañana en clave de resurrección, buscando que ese nuevo renacer sea aún más pleno.

El Cardenal Tagle…nos proyecta hacia una nueva sociedad

El tema, es qué hacer para devolver la esperanza a la gente (pueblo-humanidad) y ayudarles a esperar algo nuevo en el después de todo esto, que tanto dolor se está viviendo. Ahí cada uno tendrá que buscar la manera de ser instrumento del Señor para su anuncio y su propuesta vivencial, llegue a ser algo generador de vida-esperanza, de la misma manera que actuó el Resucitado con sus discípulos. En esto no hay recetas, aunque ya comienzan a haber algunas propuestas que, sin duda, las deberíamos tener en cuenta. Entre esas propuestas que han surgido, está la del Presidente de la FEBIC, el Cardenal Luis Antonio Tagle, que como Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, el pasado 31.Marzo, en el contexto de la pandemia que estamos padeciendo, hizo un llamado a: “UN JUBILEO ESPECIAL PARA DEROGAR LA DEUDA DE LOS PAÍSES POBRESVer nota en Vatican News

Esto que era como una retomar una propuesta parecida hecha ya para el 2000, ahora lo hace el Presidente de la FEBIC, actualizando dicha inquietud a partir de la situación actual, donde afirma:

“Ahora nos damos cuenta de que no tenemos suficientes mascarillas, mientras que abundan las balas”,“No tenemos suficientes respiradores, pero tenemos millones de pesos, dólares y euros para gastar en un avión que puede atacar a las personas”.

Esta sensibilidad acostumbrada del Cardenal Tagle, que ya lo caracterizó como Presidente de Caritas Internacional, ahora lo vuelve a manifestar a la luz de la situación que viven los países, sin diferenciar nivel económico ni social. Hoy la humanidad está en crisis al borde del colapso y el Cardenal Tagle invita a los creyentes a proponer un mañana esperanzador, a partir de esta cancelación de la deuda de los países más empobrecidos, redimensionando los recursos en cosas esenciales. Es ya el comienzo de un pensar una humanidad más solidaria, más sensible a las necesidades de los más carenciados, en un vínculo de comunión y cercanía con los más necesitados. Así, nuestro Presidente justifica esta sugerencia diciendo:

Es menester, afrontar problemas más urgentes causados por la pandemia…La falta de recursos, podría ser la “tumba” de los países pobres y de sus pueblos.llamamiento a las naciones ricas del planeta para que condonen los exorbitantes intereses de sus préstamos a esos países, a fin de que estén en condiciones de hacer frente a los problemas más urgentes causados por la pandemia: la condonación, permitiría a los que se encuentran “en la tumba de la deuda volver a encontrar la vida”.Pero no es suficiente.

Y el Cardenal Tagle es aún más enfático al decir que es necesario:

reorientar el gasto militar de los gobiernos hacia otros objetivos: educación, vivienda y alimentación.

Esto que puede tener mucho de utopía e ilusión, es como una voz profética que invita a mirar la humanidad con los ojos y el corazón de Aquel que dio su vida en la cruz, para que en Él y por su sangre derramada, tuviéramos vida y vida en abundancia.

La propuesta del Cardenal Tagle, nuestro presidente, debería hacer eco en cada miembro de la FEBIC LAC, ya que estamos todos empeñados en que nuestra fe sea generadora de vida, en la construcción de una sociedad cada vez más justa, solidaria, fraterna, al estilo del que tanto nos amó, que dio su vida por nosotros. Una iniciativa como la que nos propone el Presidente de la FEBIC, deberíamos tomarlo como una invitación a tener una actitud proactiva en el mañana que se avecina, que requerirá voces proféticas y actitudes solidarias para el renacer y la reconstrucción de la humanidad, después de la cruz.

Al finalizar su convocatoria, evocando lo ya propuesto en el 2000, enfatiza, invitando a reorientar los gastos de las naciones, priorizando: 

Invertir más recursos en servicios básicos:
educación, vivienda, alimentación.

Después de la pandemia…

En sí esta convocatoria a que la humanidad viva de acuerdo al proyecto original del Padre, que el Señor Jesús lo anunció y lo vivió en radicalidad, hoy para nosotros miembros de FEBIC LAC, adquiere una dimensión programática. Tal vez, nuestra presencia en las Américas debería retomar esta iniciativa para que este pueblo que hoy sufre las inclemencias de esta pandemia inmisericorde, que ya está clamando al cielo, pudiera encontrar en nuestro anuncio y nuestra propuesta un ámbito de esperanza y confianza, donde el Cristo sufriente colgado del madero, siga siendo un proyecto de vida, ya que hoy más que nunca el dolor inunda la vida de nuestros pueblos. Por eso, como miembros de FEBIC LAC, deberíamos tomar la delantera para anunciar un mañana esperanzador a la luz del Resucitado, que sigue caminando a nuestro lado y nos sigue invitando: “…no tengan miedo…, LA PAZ ESTÉ CON USTEDES…”.

Por eso, como en aquel día de Pascua, que hoy después de pasar estos momentos de pasión desoladora, nosotros que conocemos las Escrituras, que sentimos la presencia viva del Señor, que sabemos de su actuar en la historia, tal vez ahora sea nuestra vez de tomar la delantera y comenzar ya a construir el mañana que aún no se perfila, pero que desde la fe, lo debemos anunciar, ya que el Señor sigue a nuestro lado y ahora por medio del Cardenal Tagle, nos invita a sensibilizarnos con los más carenciados, proponiendo esta DEROGACIÓN DE LA DEUDA a los países más carenciados. Esto es a nivel macrosocial-político, pero ahí viene que esta misma iniciativa la deberíamos contextualizar y aplicar en nuestras realidades y así ser factores de resurgimiento y renovación en nuestra sociedad.

Por todo esto que, a la luz de todo lo que celebraremos durante esta semana santa y a lo largo de todo el después de la cruz y la tumba, el pos Convid-19, que como FEBIC LAC, podamos asumir la propuesta de nuestro Presidente y que todos podamos unirnos en la reconstrucción de nuestros pueblos, a partir de la esperanza y la confianza, de la certeza y la seguridad, que el Señor no se ha quedado en la tumba, sino que sigue a nuestro lado, animándonos, invitándonos a renovarnos a partir de su vida y su testimonio, de un amor entregado hasta el final.

Aunque sincerándonos, nos damos cuenta que la propuesta de condonación, está totalmente fuera de nuestros alcances, y en esto solo nos corresponde, apoyar la iniciativa que hace pública el Cardenal Tagle, en ese sentido, todo nuestro apoyo, en especial, teniendo en cuenta la situación y contexto en que dará la humanidad después de esta pandemia. En cambio, los tres aspectos que propone como iniciativas a focalizar y priorizar, como ser: educación, vivienda, alimentación, en cierta forma nos son más cercanos y accesibles, aunque el trabajo que realizamos no esté directamente enfocados en estos aspectos, lo bíblico implica necesariamente cada uno de esas dimensiones, ya que está la persona, la familia, la sociedad toda, implicada en cada una de ellas. Por lo tanto, se nos estaría invitando a tener mayor injerencia en aspectos que repercutan directamente en la calidad de vida, y por lo tanto nos coloca en sintonía con el querer del Padre y la actualización de su proyecto redentor integral.

Que estos días santos sean la oportunidad de sensibilizarnos y solidarizarnos con todos los que sufren y que la Pascua nos encuentre con el corazón inflamado por el amor de Dios, que nos haga sus instrumentos para que Él actúe en y por nosotros. Que al contemplar lo que fue la pasión cruenta del que se pasó haciendo el bien y al darnos cuenta de que el mismo sigue padeciendo en los que hoy son víctimas de esta pandemia, que esto cree en nosotros una actitud confiada y esperanzadora de un mañana diferente, de un porvenir donde la humanidad asuma más radicalmente, eso que pedimos cada vez que rezamos el Padre nuestro: “…venga tu reinado…”. Que en ese mañana que vendrá, la FEBIC LAC sea pionera por anunciar y actualizar la presencia viva de Dios en medio de nosotros y que nuestro aporte ayude a toda la Iglesia a tener un criterio de acción, en la construcción de esa nueva sociedad, que surgirá después de esta pasión en clave de pandemia. Nosotros como parte de la FEBIC LAC desde ahora, asumamos, la orden del Resucitado: “…como el Padre me envió, así los envío YO a ustedes…”. La invitación-misión está hecha, la realidad exige de nosotros una presencia activa. Que la Pascua nos encuentre bien dispuestos y que el Señor haga su obra en nosotros.

Ojalá que la propuesta del Cardenal Tagle, nos ayude a reflexionar la pasión del Señor en clave de pandemia y que eso nos sensibilice para que como FEBIC LAC nos encontramos acompañando al Cristo sufriente y ya disponiéndonos a que el Resucitado actúe en y por nosotros, siendo presencia suya.

Anticipando lo que vendrá y ya disponiéndonos para lo nuevo que llegará, aprovecho para expresarles mis más sinceros augurios, en espera de encontrarnos en breve. 

Pbro. Lic. Jesús Antonio Weisensee H.

Coordinador de FEBIC LAC

Domingo de Ramos. 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .