Decálogo – Diez letras- Diez mandamientos


B’H

Este sábado, en todas las sinagogas del mundo, se leyó la Parashá Itró / Sección Jetró que comprende los capítulos 18, 19 y 20 del libro del Éxodo. Justamente, en Éxodo 20:1-16, están los Diez Mandamientos, Decálogo o Diez Palabras.

Como los Diez Mandamientos es algo que, en nuestro común vivir, no lo tenemos en cuenta a pesar de que, por lo menos, en nuestra niñez, lo hemos aprendido comparto esto que preparé como para que se nos refresque nuestros conocimientos.

Bendiciones. Jorge Sanchez

Decálogo – Diez letras – Diez mandamientos

(Éxodo 20:1-16)

1.            Yo Soy el Señor, tu Dios, que te he sacado de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses delante de mí.

2.            No te harás escultura, ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos abajo en la tierra, debajo de la tierra, o en las aguas bajo la tierra. No te postrarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que recuerdo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen y manifiesto misericordia para miles de generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.

3.            No jurarás en vano en el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que jure por Su Nombre en vano.

4.            Acuérdate del día sábado para santificarlo. Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas; pero el séptimo es el día de reposo en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades. Porque en seis días el Señor hizo los cielos, la tierra, el mar y todo lo que ellos contienen, pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día sábado y lo declaró santo.

5.            Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor, tu Dios, te lo ha mandado, para que tengas una larga vida y seas feliz en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.

6.            No asesinarás.

7.            No cometerás adulterio.

8.            No robarás.

9.            No darás falso testimonio contra tu prójimo.

10.       No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás su casa, su campo, su siervo, su sierva, su buey, su asno ni ninguna otra cosa que le pertenezca.

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Breve comentario

Resulta muy claro que, en los versículos anteriores, la finalidad de la liberación del pueblo de Israel de Egipto ha sido una vida de libertad total física y espiritual -el esclavo está exento de las obligaciones religiosas que, mucho más tarde, determinará la ley; es por eso que el primer “mandamiento” dirá que es Dios el que “te ha sacado de la tierra de Egipto”, a partir de ese hecho el pueblo de Israel deberá lealtad a Dios, su liberador. Lealtad no es solamente una actitud del hombre leal, sino que la misma debe responder a creencias y acciones. Los exégetas de Israel, en general, entienden que el Decálogo equivale a toda la Torah misma, así Ibn Hezra dice que el Decálogo contiene tres categorías de preceptos, a saber: a) creencias, b) lo que el hombre hablará en nombre de Dios o le será prohibido decir en nombre de Dios y c) que son acciones y conducta. Por supuesto que, estas tres categorías de preceptos, tienen su doble faz, o sea, la comisión y la omisión.

Otros comentaristas dividen los preceptos del Decálogo en otras dos categorías, o sea, los deberes y obligaciones del hombre hacia Dios y los deberes y obligaciones del hombre para con sus congéneres. Tseror Harnmor llega a afirmar, incluso, que el número de letras de todo el Decálogo equivale al número de todos los preceptos de la Torah: 613 en ambos casos.

Mandamiento 1º.-

“Yo Soy el Señor, tu Dios, que te he sacado de la tierra de Egipto….”

El texto no ha querido hablar de Dios Creador de los cielos y de la tierra por dos razones: 1°) porque todos los portentos ocurridos en Egipto y en el Mar Rojo demuestran fehacientemente que son obras del Creador y no de hombre alguno y 2°) porque el mismo pueblo que estaba recibiendo la Torah a los pies del Sinaí había vivido también todos esos eventos, siendo ellos mismos testigos oculares.

Este mandamiento pide al pueblo de Israel la creencia en el Dios Único y el estar al servicio de Él cumpliendo con Sus preceptos.”(Ramban)

“Yo te he sacado de la tierra de Egipto, y es bueno y agradable para ti servirMe antes que servir a esos esclavos.” (Bejor Shor)

“…No tendrás otros dioses delante de mí.”

No es que la Torah reconozca la existencia de otros dioses, sino que hay personas que creen que existen otros dioses y, por eso, la Torah emplea esa terminología.

Los Sabios del Talmud dicen que los dos mandamientos primeros únicamente fueron oídos por los hijos de por Revelación directa, mientras que los otros restantes, Moisés los oía y se los repetía al pueblo.

Mandamiento 2º.-

“No te harás escultura, ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos abajo en la tierra, debajo de la tierra, o en las aguas bajo la tierra.”

Las palabras “No tendrás otros dioses delante de mí” vienen a prohibir el origen mismo del paganismo o la idolatría, que es una actitud mental del ser humano; mientras que cuando se trata de la confección de ídolos, la Torah los denomina dioses de fundición y no los denominará más “otros dioses”, porque no son más que ídolos en la realidad, pero “otros dioses…

Seguir leyendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .