Adviento en América Latina


Por Mike James, para el Catholic Standard de Guyana.
Una ola de disturbios políticos y sociales se ha vuelto una avalancha para varios de los países sudamericanos, vecinos de Guyana, en las últimas semanas.

En Perú, el 1º. de octubre, el Parlamento Peruano se reunió y suspendió temporalmente al presidente Martín Vizcarra, quien el día anterior había decretado la disolución “constitucional” del parlamento. La crisis no atrajo mucha atención internacional ya que el abuso del poder por parte de los presidentes no es nada nuevo en Perú. Cuatro de los recientes expresidentes del Perú están en la cárcel o están siendo buscados para ser deportados del extranjero y/o despojados del poder tras acusaciones de corrupción masiva.
Una semana más tarde, en Ecuador, después de las protestas populares masivas dirigidas en gran parte por 30% de la población, que son campesinos indígenas, y los más pobres del país a causa de la eliminación por el gobierno de los subsidios al combustible en las extracciones locales de petróleo, el presidente Lenin Morena declaró unilateralmente el cambio de la sede del gobierno de Quito, la capital del país, que era el epicentro de las protestas, hasta Guayaquil en la costa, donde disfruta del apoyo de la clase empresarial adinerada. También había declarado un estado de emergencia en el país.

También en octubre el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció un aumento en las tarifas para viajar en el extenso sistema de metro de la capital, Santiago. Esto fue el detonante de las protestas masivas contra los extremos que existen entre ricos y pobres en el país más próspero de América del Sur. Las protestas masivas pacíficas fueron acompañadas por vandalismo generalizado, daños a las 81 estaciones del metro, 17 de las cuales fueron incendiadas. El presidente Piñera declaró el toque de queda y el estado de emergencia el 18 de octubre. Más de 30 personas murieron en los enfrentamientos y las decisiones del presidente Piñera de pedir la dimisión de todo su gabinete y además emprender el proceso de redacción de una nueva constitución para abordar cuestiones fundamentales que provocaron la crisis no han logrado restaurar la calma.
El 12 de noviembre, el presidente de Bolivia electo constitucionalmente, Evo Morales, fue expulsado del poder. Al menos 25 de sus partidarios indígenas han sido asesinados en protestas contra su expulsión.

La BBC ha brindado una amplia cobertura a estas convulsiones sociales y políticas en América del Sur. Sin embargo, especialmente en su cobertura de la BBC Mundo en español, ha estado poniendo mucho énfasis al papel de los militares en estas crisis. Bajo el titular “Protestas en América Latina: Cómo los militares volvieron al primer plano de la política en la región” la BBC ofreció cuatro imágenes impactantes e inquietantes:
https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50586948

  • La foto del presidente Vizcarra del Perú declarando la disolución “constitucional” del Parlamento con el subtítulo “Vizcarra, sentado en el sillón presidencial, rodeado de los altos mandos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de Perú.”
  • La foto del presidente de Ecuador, Lenin Moreno, anunciando la transferencia de la sede del gobierno después de declarar anteriormente un estado de emergencia con el título: “Además del Vicepresidente y el Ministro de Defensa, el Presidente Ecuatoriano estaba flanqueado por los mandos militares del país en uniforme y camuflaje”.
  • “El presidente Sebastián Piñera de Chile apareció en televisión acompañado por el general del ejército, en uniforme y camuflaje”.
  • En Bolivia, el 12 de noviembre, otra foto emblemática “que muestra unos militares imponiendo la banda presidencial de la Presidenta Interina Jeanine Añez”, con la cita adicional de Añez: “Qué Dios bendiga e ilumine a la nueva Presidente de Bolivia”.
    Luego, la BBC ofrece las siguientes estadísticas sobre el porcentaje de los presupuestos gubernamentales gastados en las Fuerzas Armadas por países latinoamericanos en comparación con las democracias europeas.
    “En 2018, el Gobierno Chileno destinó a las FF.AA. el 7.1% de su gasto anual, Ecuador el 6.4%, Perú el 5.5%, Bolivia el 3.9% y Colombia hasta el 11.6%, según datos del Banco Mundial.
    Estas partidas son inferiores a las de salud o educación, pero superiores a lo que se gasta para su defensa el gobierno de México (2.1%) o el de países europeos como España (3%), Alemania (2.8%) o Italia (2.7%) “.
    “Los gobiernos civiles, en democracia, tienen que garantizar el diálogo social”, asevera una experta de la BBC. En cambio, los gobiernos de Chile, de Ecuador o de Bolivia “están demostrando que en absoluto lo ejercen, sino que, en situaciones de inestabilidad, necesitan de la ayuda de los militares”. Además, lanzan el mensaje de que “cuando uno tiene el apoyo de las fuerzas armadas tiene asegurado el lugar que está ocupando”. En este sentido los militares ejercen un “papel tutelar” de los gobiernos.

El consenso en la BBC sobre la visión benevolente de los militares para garantizar la estabilidad política y desempeñar un “papel de guardián” ante los gobiernos incompetentes o corruptos, ya sean de izquierda o de derecha, en Venezuela o en Chile, Perú o Bolivia, es cínico y escalofriante, tan cínico como sería la sugerencia de que el ejército británico desempeñe el papel de “guardián” para resolver la crisis del Brexit que amenaza la unidad del Reino Unido y la estabilidad económica mundial, provocada por políticos incompetentes y egoístas.

El Príncipe de la Paz, Jesús, cuya venida estamos preparando esta temporada de Adviento, ofrece una visión y un enfoque radicalmente diferente a las crisis personales, comunitarias, nacionales o internacionales. La lectura de Adviento del pasado martes proclama la visión de esta manera:


El lobo habitará con el cordero, el puma se acostará junto al cabrito, el ternero comerá al lado del león y un niño chiquito los cuidará.

La vaca y el oso pastarán en compañía y sus crías reposarán juntas, pues el león también comerá pasto, igual que el buey. El niño de pecho jugará sobre el nido de la víbora, y en la cueva de la culebra el pequeñuelo meterá su mano.

No cometerán el mal, ni dañarán a su prójimo en todo mi Cerro Santo, pues, como llenan las aguas el mar, se llenará la tierra del conocimiento de Yahvé”. (Isaías 11: 6-9, Biblia Latinoamericana.)

Ese niño es el “guardián” de nuestra paz y justicia y nuestra vida, no los “Militares en Primer Plano” No en Guyana, no, en ningún otro lado.

(Traducido del inglés al español)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .