…REVIVIR EL GESTO DEL RESUCITADO… (parte II)


Papa Francisco. Motu proprio APERUIT ILLIS

Institución del Domingo de la Palabra de Dios

Pbro. Lic. Jesús Antonio Weisensee H.

Qué hacer con el mes de Septiembre…?

Por mucho tiempo, se ha buscado que la Palabra de Dios fuera valorada de acuerdo a lo que se expresa en DV 21, que la Iglesia siempre ha valorado la Sagrada Escritura como lo ha hecho con el cuerpo de Cristo. Esto ha sido un proceso largo, de tal forma que se ha visto oportuno, buscar una fecha para celebrar lo que inicialmente fue el día de la Biblia, para pasar al mes de la Biblia y próximamente se celebrará un Año de la Biblia. Y para esto como es una de las motivaciones del Año bíblico, fue San Jerónimo, el primero de los grandes santos biblistas que tiene la Iglesia, que con su figura y la dimensión de su obra fue el que nos convocó por más de 50 años.

Leer el Aperuit Illis, con la resolución de que el Día de la Biblia fuera otra fecha a la que acostumbramos celebrar, que para los que estamos en el sur del continente latinoamericano, tiene varias situaciones que se deberán replantear o simplemente adaptar a la nueva disposición.

Aquí nos encontraremos con un desafío, que es absolutamente viable la adaptación, se celebra el III Domingo del Tiempo Ordinario (aunque esto no favorezca la celebración de todo un mes y aunque sea en pleno tiempo del verano tórrido, donde no es el mejor tiempo para las comunidades), el propio texto que nos sugiere el Papa Francisco, menciona de “…un momento oportuno de ese periodo del año…” (#3), podría ser una celebración en dos momentos, de la misma manera que el Adviento y la Cuaresma.

De esta manera, sería la ocasión para unirnos (#4) a la Iglesia universal en el III Domingo del Tiempo Ordinario (#2.3), y a su vez continuar con ese proceso que tiene más de 50 años que se viene celebrando, ya que ese momento es el adecuado para nuestros países del sur. Esto se haría sin crear conflictos ni descartar procesos que tienen una historia sumamente rica, que fue motivada simplemente por la cercanía de la gente, buscando crear procesos que fueron y son profundamente vivenciales, generando una adhesión vivencial al Señor, ya que el texto, no es el fin en sí mismo, sino que se pretende que, a partir de lo revelado en la historia, eso genere procesos vivenciales en el hoy de la historia.

Por eso, se agradece y se bendice a Dios, por el don que el Papa Francisco ofrece a la Iglesia y a su vez, sería la ocasión para replantear y ver de manera dúctil y versátil seguir en lo que se está haciendo hace más de cinco décadas. Así se apoya a los que están iniciando su proceso bíblico y a su vez se afianza eso que se ha venido haciendo hace mucho tiempo.

Como América Latina que tenemos una larga trayectoria y que durante más de 50 años hemos hecho un camino constatable, donde el trabajo bíblico ha sido determinante para el proceso eclesial-pastoral, que ha hecho que las comunidades crecieran en torno a la Palabra de Dios y fuera esa fuerza vivificante, transformadora, “centrifuga” (en palabras del Papa Francisco a la Febic), el hecho que el Papa proponga una fecha distinta a la que usualmente celebramos, es un hecho que debería enorgullecernos, ya que se ha tomado en cuenta nuestra experiencia y se propone otra fecha en vista a un bien mayor.

Para nosotros que nos cambien de día, no nos afecta, pues esa celebración ya tiene su espacio propio. El hecho de querer implicar y dar protagonismo a otros cristianos de otros continentes, en lugar de entristecernos, debería llenarnos de alegría, ya que la experiencia que hemos hecho, ha suscitado la iniciativa que, también otros creyentes como nosotros, puedan tener esa experiencia única que es conocer al Dios que se ha revelado en las Escrituras, y que hoy sigue caminando junto a nosotros.

Por eso, el camino que hemos hecho en América Latina se ha ramificado y como toda raíz, no tiene camino único, y si esas raíces que se han crecido en nuestro continente, pueden ayudar a otros muchos, de otras latitudes y de otras situaciones, bendito sea Dios. De esta manera, solo nos toca agradecer y valorar que nuestras iniciativas, no solo generan frutos en nuestro continente, sino que además están inspirando a otros hermanos de tierras lejanas.

Bendito sea Dios, que no tiene reglas ni límites para manifestarse y bendito sea porque mediante su Palabra escrita su proyecto seguirá siendo alternativa de renovación y transformación.

Sea la fecha que sea, la Palabra ya ha hecho su efecto en América Latina, ahora nos toca a nosotros seguir y según el #3: “…este Domingo de la Palabra de Dios se colocará en un momento oportuno de ese periodo del año…”.

En América Latina donde la Palabra de Dios viene siendo anunciada, reflexionada, celebrada, vivida, testimoniada y anunciada, nos lleva a solidarizarnos y adherirnos, buscando siempre y en todo, el bien mayor, en la unidad (#3.4) y la comunión.

Ciudad de México. 2.Octubre.2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.