Argentina: Inicios de las Escuelas Bíblicas San Jerónimo.


-Por Gloria Batalla-

Con motivo del “Mes de la Biblia” que la Iglesia celebra en el mes de Septiembre, ofrecemos una entrevista a la hermana María Inés Corral, testimonio invaluable de la pastoral bíblica en nuestro país, iniciadora de los Círculos Bíblicos y de mucho más.

Cuando leo la divina Escritura, Dios vuelve a pasear por el Paraíso terrestre” (San Ambrosio). Esta frase expresa claramente mi gozo al llevar la Palabra de Dios… Se me ha concedido palpar la felicidad del jardín del Edén en muchos corazones que se iniciaron como “peregrinos de las Sagradas Escrituras” (Hna. María Inés Corral).

En el mes dedicado a la Biblia, tengo el gusto de entrevistar a la teóloga Hna. María Inés Corral, de las Hermanas Auxiliares Parroquiales de Santa María, quien fuera la Iniciadora, de los “Círculos Bíblicos” y las “Escuelas de Catequesis Bíblica” en la Diócesis de Lomas de Zamora siendo su obispo, en ese momento, Mons. Desiderio Collino.


Hna. María Inés, es un gusto encontrarme con Ud. El tema que hoy nos reúne es hacer conocer a los lectores como comenzaron los “Círculos Bíblicos”

En 1988 el Pbro. Frans De Vos, Director de la Junta Diocesana de Catequesis de Lomas de Zamora, organizó una Semana Bíblica y la respuesta fue tan numerosa, que se necesitó trasladar el evento al teatro más cercano.

Por entonces yo era Profesora de Biblia en el Seminario Catequístico Diocesano y conversé con el P. Frans, mi inquietud acerca de la continuidad. Deseaba encontrar los caminos que lleven la Biblia al corazón de las personas y los grupos, las instituciones, las parroquias.

El Obispo de la Diócesis de Lomas de Zamora (que en aquel momento abarca también a Lanús) era Mons. Desiderio Collino quien presidía la Fundación “Palabra de Vida”, responsable de la realización y difusión de la versión de la Biblia titulada: “El libro del Pueblo de Dios”. Una traducción realizada por argentinos (PP. Armando Levoratti y Alfredo Trusso) y para argentinos.

Por primera vez nos llegaba la Biblia de un modo sumamente accesible y esto, en dos sentidos: en el lenguaje y en el precio ya que diversas instituciones católicas de otros países apoyaron económicamente esta impresión.

Mons. Collino deseaba que, la Biblia no fuera un libro más en las estanterías de nuestras casas y me llamó para encomendarme lo que él llamó: “LA CAMPAÑA BÍBLICA”.

-¿Cómo continuaron después de esta experiencia profética? ¿Cómo concibe a los Círculos Bíblicos?

Comenzamos a realizar “TARDES BÍBLICAS” en las Parroquias. En una forma muy sencilla hablábamos de la necesidad de volver a la Palabra de Dios, de escuchar al Señor en su Palabra, de alimentar nuestra vida espiritual con este Pan. En el mismo encuentro hacíamos la experiencia de rezar en pequeños grupos un pasaje bíblico.

El Señor nos permitió ver el gozo de la gente, su entusiasmo, su alegría al escuchar la Palabra de Dios. A continuación los invitábamos a continuar con la experiencia… con la confianza de que la Palabra escuchada en grupos, va formando las comunidades testigos del Señor resucitado que se hace presente donde “dos o más se reúnen en mi Nombre”.

A estas pequeñas comunidades las llamamos “CÍRCULOS BÍBLICOS”. “Círculo” porque en ellas todos estamos a la misma distancia de la Palabra y es la Palabra, la que hace eco en cada uno de nosotros de modo personal. Para apoyar esta iniciativa escribí un pequeño “Manual del Animador” y una guía para cada encuentro. Seguíamos las lecturas de los domingos por dos motivos: que el encuentro previo al domingo, de por sí, fuera una invitación a participar en la Eucaristía dominical para unos y una preparación vivencial para otros.

¿Dónde comenzaron las Escuelas Bíblicas?

Con el tiempo nos dimos cuenta que estos grupos necesitaban apoyo, acompañamiento, mayor formación. Así nacieron las “ESCUELAS DE CATEQUESIS BÍBLICA SAN JERÓNIMO” tanto en Lomas de Zamora como en Lanús.

Años más tarde iniciamos con la Hna. Reneé, la Escuela de nivel diocesano en Wilde (Diócesis de Avellaneda) donde aún permanece. En cada lugar las Escuelas se adecúan a las orientaciones de la Diócesis.

Era necesario que los Animadores de los Círculos tuvieran formación bíblica, que en las vicarías hubiera agentes de Pastoral Bíblica que los visitara, los reuniera, siguiera impulsándolos a llevar la Palabra donde aún no estaba…

Tengo recuerdos muy gratos de estas experiencias… escuchar a esta gente (ciertamente, en su mayoría mujeres) que sostenían con su presencia la capillita del barrio, que convocaban a los vecinos y abrían sus casas para escuchar la Palabra, que inclusive, pedían alguna dependencia en el club del barrio para reunirse…. era un gozo del alma!!!

Seguir leyendo en el blog de la ABP ArgentinA: https://abpcea.wordpress.com/2019/09/05/entrevista-a-la-hna-maria-ines-corral-los-inicios-de-los-circulos-biblicos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.