Cierre del Congreso FEBIC 2019: Misa en Basílica de San Pedro y Encuentro con el Papa Francisco


Se ha realizado hoy el cierre del Congreso Bíblico-Pastoral Internacional organizado por la Federación Bíblica Católica con motivo de los 50 años de su fundación: “La Biblia y la vida: la inspiración bíblica de toda la vida pastoral y la misión de la Iglesia-Experiencias y retos”.

En este último día del Congreso, se han clausurado las actividades con la celebración de la Misa Solemne en la Basílica de San Pedro, presidida por el Cardenal Luis Antonio Tagle, Presidente de la Federación y concelebrada por los cardenales Luis Francisco Ladaria Ferrer, Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe y. Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Entre los concelebrantes había numerosos obispos, sacerdotes y diáconos y participaron todos los presentes en el Congreso.

A continuación, las palabras conclusivas estuvieron a cargo del Card. Luis Antonio Tagle, Presidente de la Federación Bíblica Católica, FEBIC, quien en su alocución mencionó la necesidad de alimentar toda la actividad pastoral de la Palabra de Dios. Es fundamental que el ministerio de la Palabra esté siempre inspirado por la Palabra de Dios.

Finalmente y como broche de oro, para estos ajetreados días, los casi trescientos participantes del Congreso –entre ellos obispos, sacerdotes, religiosos y cardenales– se han reunido con el Santo Padre, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico.

En dicho encuentro, el Papa Francisco sostuvo que la Palabra es viva y da vida. Agregó: “Es viva y da vida. Es importante recordar que el Espíritu Santo, el Dador de vida, ama obrar a través de las Escrituras. La Palabra lleva el aliento de Dios al mundo, infunde el calor del Señor en el corazón. ”.

Luego añadió: “Todas las contribuciones académicas, los volúmenes que se publican están y no pueden sino estar al servicio de ello. Son como la leña que, cuidadosamente recogida y ensamblada, se usa para calentar. Pero así como la leña no produce calor por sí misma, tampoco lo producen los mejores estudios; sirve el fuego, se necesita el Espíritu para que la Biblia arda en el corazón y se convierta en vida. Entonces la buena leña puede ser útil para alimentar este fuego. Pero la Biblia no es una hermosa colección de libros sagrados que estudiar, es Palabra de vida que sembrar, un don que el Resucitado nos pide que recibamos y distribuyamos para que haya vida en su nombre (ver Jn 20, 31).”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.