“Mi voz desaparecerá pero mi palabra que es Cristo quedará en sus corazones”,


El próximo domingo, 14 de Octubre, junto a otros  siete beatos -entre los que se encuentra Pablo VI- será canonizado Monseñor Romero.

Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador fue asesinado en 1980. Considerado como “la voz de los sin voz” por su defensa de los derechos humanos, económicos y sociales del pueblo salvadoreño, de los oprimidos por la dictadura y la oligarquía salvadoreña, en la guerra civil que abatió a El Salvador entre 1980 y 1992.

El arzobispo mártir, nació en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, en el este de El Salvador, el 15 de agosto de 1917. Fue el segundo de ocho hermanos en el hogar formado por Santos Romero y Guadalupe Galdámez.

A los 14 años ingresó en el Seminario Menor de San Miguel, donde estudió durante seis años. En 1937 ingresó en el Seminario Mayor de San José de la Montaña en San Salvador, fue ordenado sacerdote en Roma el 4 de abril de 1942.

Romero fue ordenado obispo el 21 de junio de 1970 y nombrado  auxiliar del entonces arzobispo de San Salvador, monseñor Luis Chávez y González. Posteriormente fue nombrado obispo de la Diócesis de Santiago de María, en San Miguel, cargo del que tomó posesión el 14 de diciembre de 1974.

Durante su labor como obispo de Santiago de María  tomó conciencia de la realidad de la explotación y la pobreza de los campesinos y el pueblo salvadoreño en general. En momentos en que ya el conflicto social y político en El Salvador crecía, Romero fue nombrado arzobispo de la capital salvadoreña, el 23 de febrero de 1977.

Poco tiempo después, el 12 de marzo de 1977, fue asesinado el sacerdote Rutilio Grande, con quien Romero mantenía una profunda amistad, crimen que le causó un gran impacto e influyó en su actitud ante el ambiente dictatorial y opresivo  que vivía el país.

Durante su gestión, Romero creó una Oficina de Derechos Humanos en el Arzobispado de San Salvador y sus homilías dominicales se caracterizaron por las constantes denuncias de los abusos y asesinados de los militares y en favor de los campesinos y otros sectores sociales.

Monseñor Romero realizó su última homilía el 23 de marzo de 1980, haciendo un llamado a los militares a parar las matanzas en contra de sus mismos hermanos y hermanas:

Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles: hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice “No matar”.

Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre”.

En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios; Cese la represión”, fue otra de las frases célebres del obispo mártir.
.
El 24 de marzo de 1980 Romero fue asesinado por un francotirador, que le disparó desde un automóvil estacionado frente a la puerta principal de la capilla del hospital Divina Providencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s