Panamá: Mes de la Biblia, María y santos dedicados a los pobres


santos

El mes de septiembre muchas son las conmemoraciones de santos y de la Virgen María, y se celebran importantes acontecimientos de la historia, como la independencia de México, Chile, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Guatemala, prácticamente todas el día 15 de septiembre.

Es el mes de la Biblia, por lo que recomendamos tenerla en un lugar especial en nuestra casa, puede ser en la mesa del comedor y leer un versículo de la lectura del día antes de comer

También es un mes donde celebramos nuevamente a María y a muchos santos conocidos, entre ellos podemos trazar un denominador común: son santos de grandes sacrificios y penitencias y al mismo tiempo se dedicaron a los pobres, ancianos y enfermos. 

Revisemos una breve biografía de algunos de ellos:

Día 3.- San Gregorio Magno, papa (540-604). Hijo de patricios romanos, despuntó rápidamente por su inteligencia y a los 34 años fue nombrado gobernador de Roma por el emperador Justino. Se conmovió ante la miseria y pobreza de Roma. Al morir su padre, Gregorio entregó todos sus bienes a los pobres y a la Iglesia. Vistió el hábito de san Benito, transformó su residencia lujosa de Roma en un monasterio y edificó otros siete monasterios.  Se atribuye como el iniciador del Canto Gregoriano. Fue elegido Papa por unanimidad por el clero y pueblo romanos el 3 de septiembre del año 590.

Día 5.- Santa Teresa de Calcuta. (1910-1997) Religiosa albanesa, sin duda la santa más popular del último siglo. En la India se dedicó a los más pobres de los pobres, a los moribundos, a los tuberculosos, a los que morían de hambre, acompañándolos a bien morir. A los 18 años ingresó religiosa en las Hermanas de Loreto, de Irlanda. Quiso ser Misionera y viajó a la India, a Calcuta. Allí recibió su “segunda llamada” y fundó las  Misioneras de la Caridad, cuando Jesús le comunicó que deseaba ser amado por los pobres. Abrió conventos en todo el mundo para cuidar a los pobres. Recibió el Premio Nobel de la Paz (1979). Su testimonio es la alegría de amar, el valor de las cosas pequeñas, la grandeza de la dignidad de cada persona humana. Vivió 40 años en la “oscuridad del alma” y parecía que Dios la había abandonado, pero le mantuvo la fe. Defendió con vehemencia en foros internacionales el valor de la vida frente al aborto y la contracepción. A los seis años de su muerte fue beatificada y después canonizada por el papa Francisco, en 2016.

Ver entrada en el blog de la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, Panamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s